Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colau y "los tres tenores" relanzan la campaña de una "marea alta" para obligar "a nadar a los señores del PP"

La catalana llama a los ciudadanos a no dejarse llevar por la "estrategia de desgaste" y a "movilizarse" de cara al 25 de septiembre
En Marea ha iniciado el segundo tramo de campaña electoral este sábado en A Coruña subiendo al escenario a cuatro de los alcaldes de las 'ciudades del cambio'. Xulio Ferreiro (A Coruña), Martiño Noriega (Santiago de Compostela), Jorge Suárez (Ferrol) y Ada Colau (Barcelona) han arropado al candidato de En Marea a la Presidencia de la Xunta, Luís Villares, realizando un llamamiento a la "movilización" y a no "caer en el desánimo" de cara a las elecciones del 25 de septiembre.
Luego de una semana en la que solo el regidor ferrolano acompañó en uno de los actos a Villares, los "tres tenores" --como así se han rebautizado a sí mismos--, han participado en A Coruña en un acto junto al candidato y a la alcaldesa de Barcelona, quien ha transmitido un "abrazo fraternal" del "pueblo catalán al gallego" en un momento en el que Galicia "se juega su presente y su futuro".
Tras saludar en gallego, Colau ha comenzado su intervención en catalán recordando que en Galicia se siente "como en casa" y ha dejado claro que aterriza este sábado en la campaña gallega --tras el de A Coruña participará en un acto en Vigo-- porque la "Ada ciudadana" viene a "aprender como tantas otras veces del pueblo gallego", que sentó ejemplos "diciendo 'nunca máis' al chapapote y a la corrupción" o luchando "contra los incendios en verano".
"ESTRATEGIA DE DESGASTE"
Frente a la "estrategia de desgaste" de quien pretende que los ciudadanos "se cansen" y piensen que todos los políticos "son iguales", Colau ha llamado a la "movilización". "Nada de deprimirse ni desilusionarse, porque se nos va la vida y la de nuestros hijos", ha exclamado.
"Podrían decir que no soy de En Marea", ha continuado, para luego indicar que "comparte" con el partido instrumental "algo más importante", como es "el anhelo sincero de libertad y de cambio".
Colau también ha puesto al consistorio que dirige como una muestra de que en política es posible hacer "algo tan sencillo" como publicar los presupuestos, pero que "nadie antes había querido hacerlo"; así como otras iniciativas como "cambiar la contratación pública", beneficiar a "la pequeña y mediana empresa" frente a las multinacionales o promover las "becas comedor", lo que ayudan a "reducir el absentismo".
"No lo veréis en los titulares, ni en los telediarios, pero es lo que se está construyendo en el día a día", ha señalado, para luego preguntarse "quién" se imaginaba que el bipartidismo en España se iba a terminar, o que En Marea esté "en condiciones de disputar la Xunta al PP". "Quién se lo iba a decir a ellos", ha finalizado.
FERREIRO
El alcalde de A Coruña ha ejercido como anfitrión en un acto celebrado en los Xardíns de Méndez Núñez, donde se han reunido alrededor de medio millar de personas a las que ha prometido que Feijóo terminará como el regidor al que sucedió al frente del ayuntamiento coruñés, Carlos Negreira, del que "ya nadie se acuerda".
Para Ferreiro, Feijóo comparte con Negreira que pretende "ganar unas elecciones por incomparecencia" negándose a debatir u ocultando "las siglas de un partido marcado por la corrupción, los enchufes y la desigualdad". "Nos merecemos un presidente que no nos tome por idiotas", ha apuntado.
"Estamos cambiando la política para siempre", ha indicado el regidor de Marea Atlántica, que cree que "perder el miedo" significó "una victoria", al tiempo que ha pronosticado que el 25 de septiembre los gallegos le dirán a Feijóo que "así, en Galicia, no".
MARTIÑO NORIEGA
Por su parte, el alcalde de Santiago, Martiño Noriega, que al inicio de su intervención se ha declarado "Adista", ha llamado a no caer en la "desmovilización" en las elecciones autonómicas porque no quiere ver "lamentos del día después", al tiempo que ha pedido no caer "en el juego" de los que dicen "que ellos o el caos".
El referente de Compostela Aberta ha advertido ante aquellos que "intentan generar a través de intereses económicos y mediáticos" la idea de "sugestión colectiva" de que la llegada de En Marea representa el "caos". "No nos alertan de lo que se puede quedar, de ese caos no nos dicen absolutamente nada", ha remarcado.
Así las cosas, Noriega ha recuperado el mensaje del secretario xeral del PPdeG, Miguel Tellado, quien defiende que la etiqueta 'del cambio' para las ciudades o alcaldes en las que vencieron con candidaturas ciudadanas representa un giro "a peor". "Para ti (Tellado) y para tu minoría, sí. En tu aristocracia de privilegio claro que es a peor", ha apostillado.
"Queremos un presidente del que podamos estar orgullosos", ha exclamado Noriega, a lo que los asistentes han respondido con gritos de "presidente" dedicados a Villares. Por últiimo, el alcalde compostelano ha alertado a los populares de que "ya hay marea alta", por lo que les ha aconsejado que "aprendan a nadar".
JORGE SUÁREZ
En un acto en el que también han participado los dos primeros en la lista coruñesa de En Marea --Antón Sánchez y Luca Chao-- y el regidor ferrolano, Jorge Suárez, que ha repetido al lado del candidato de En Marea tras acompañarlo el pasado miércoles en la ciudad de la que es alcalde.
Suárez ha criticado que Feijóo agite "el fantasma del miedo" al asegurar que En Marea va a "romper la convivencia" en Galicia. El regidor ferrolano ha afirmado que el partido instrumental sí pretende acabar con la "convivencia", pero con la que el PP tiene con "traficantes" o con los "consejos de administración de grandes empresas".
"No llegamos a la política a hacer márketing cada 4 años para entregar al país a los que mandan, el Ibex 35", ha añadido, para luego incidir en que En Marea "llegó para quedarse" y llevar a cabo "una nueva política de construcción colectiva que va a trascender más allá del 25 de septiembre".