Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colau apuesta por preservar el "espíritu olímpico de colaboración" ante los retos actuales

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha sostenido este martes que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 1992 representaron un éxito compartido y una suma que multiplicó: "Han pasado 25 años, pero el espíritu olímpico de colaboración debe continuar más vivo que nunca entre todos nosotros".
"Cuando hay voluntad de diálogo, cooperación y liderazgo ciudadano, los proyectos salen y pueden ser imparables", ha remarcado Colau en una recepción en el Palauet Albéniz a la que ha asistido el Rey Felipe VI, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y personalidades del ámbito político y deportivo.
Ha destacado que el Ayuntamiento lideró el proyecto y que contó con la "implicación y complicidad" del Gobierno central y de la Generalitat, y que los Juegos llevaron al impulso de la cooperación público-privada con liderazgo público y a la corresponsabilización de la ciudadanía, que no sólo se emocionó con los Juegos, sino que vibró y participó haciéndose voluntaria.
ELOGIOS A PASQUAL MARAGALL
Colau ha destacado el papel del entonces alcalde, Pasqual Maragall, presente en el acto, del que ha dicho que fue el motor de los Juegos y la transformación de Barcelona, y que disponía del liderazgo para ver más allá y de generar un movimiento transversal: "Gracias, Pasqual, por habernos hecho soñar y haber convertido este sueño en realidad", ha dicho tras abrazar al exalcalde.
Ha abogado por aprovechar el potencial de Barcelona para ejercer un liderazgo global y responsable en alianza con el resto de ciudades para que sea referente en Derechos Humanos, en el lucha contra el cambio climático y en la acogida, y ha aprovechado para pedir limitar los alquileres para evitar la expulsión de vecinos y mejores infraestructuras.
COI, CPI Y SAMARANCH
El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, ha defendido que los Juegos implicaron la transformación de Barcelona, y ha confesado que llamó 'Cobi' --mascota de Barcelona 92-- a su perro, tras lo que ha elogiado el papel que tuvo el entonces presidente del organismo, Joan Antoni Samaranch.
Ha pedido al Gobierno de Colau "valorar de forma adecuada los méritos históricos" de Samaranch, ya que el ejecutivo municipal retiró la inscripción con su nombre de una escultura que donó al Ayuntamiento por su vinculación al franquismo.
El presidente del Comité Paralímpico Internacional (CPI), Philip Craven, ha agradecido a Barcelona su maravillosos juegos y especialmente el papel de Pasqual Maragall, y ha añadido: "Me gustaría también agradecer al Gobierno de la ciudad, al Gobierno de Cataluña y al de Madrid, por su apoyo"; a la vez que ha realzado también el papel de Samaranch, y ha dicho que el CPI siempre será amigo de Barcelona.