Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Clavijo pide disculpas por la "incorrecta gestión" de recursos públicos en Las Teresitas

El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, ha pedido este martes disculpas públicas por la "incorrecta gestión" de los recursos públicos que realizó su partido político (CC) en la operación de compraventa de Las Teresitas, y ha mostrado su "respeto absoluto" a la sentencia judicial.
En respuesta a una pregunta parlamentaria del Grupo Socialista, Clavijo ha señalado que el 'caso Las Teresitas' no tiene "nada que ver" con la gestión del Gobierno, y ha acusado a la presidenta de los socialistas, Patricia Hernández, de querer "salpicar" a dirigentes políticos que no están implicados en el caso.
Ni siquiera a la actual consejera regional de Hacienda, Rosa Dávila, encargada de Recursos Humanos en el Ayuntamiento en el momento de la operación, ha señalado, criticando que haya cometido "imprecisiones".
Asimismo, ha subrayado que el PSOE votó a favor de la compra en 2001 y apoyó que el exalcalde de Santa Cruz de Tenerife, Miguel Zerolo, fuera nombrado senador por la Comunidad Autónoma, y ha retado a Hernández a pedir disculpas si el Tribunal Supremo (TS) revierte la sentencia del TSJC.
Hernández, por su parte, ha comentado que el "respeto" a la justicia "no está reñido con las responsabilidades políticas", y ha tildado de "repugnante" el 'caso Las Teresitas', que se ha convertido en el "mayor desfalco" de dinero público de la historia de Canarias.
En esa línea, ha apuntado que tres concejales que votaron a favor de la operación siguen en el Ayuntamiento, Rosa Dávila es consejera de Hacienda, y Emilio Atiénzar, viceconsejero de Empleo.
Además, ha señalado que en 2007 "ya había verdades", como la anulación del Supremo, la querella de la Fiscalía o que a Zerolo "le había tocado la lotería 145 veces", y en esos tiempos, Clavijo le defendía diciendo que "sufría una campaña de descrédito" y culpando a los denunciantes.
"Le daba palmaditas en la espalda, lo protegieron y lo mandaron al Senado", ha indicado, remarcando que CC no ha pedido perdón por el "entramado político y empresarial".