Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciudadanos critica que denunciantes de Acuamed pleiteen por su puesto mientras directivos imputados siguen cobrando

Ciudadanos ha criticado que las dos ingenieras de la empresa pública Acuamed que fueron despedidas en julio de 2015 por negarse a participar en irregularidades en esta empresa pública, y que denunciaron los hechos, tengan que seguir pleiteando para recuperar sus puestos de trabajo mientras varios directivos investigados por esas irregularidades continúan en sus cargos.
En una pregunta registrada en el Congreso, para la que se solicita respuesta por escrito, el diputado Toni Cantó pide al Gobierno que explique "qué acciones tiene previsto realizar el Ministerio de Agricultura", del que depende Acuamed, para "corregir la injusta situación" existente en esta empresa.
El partido liderado por Albert Rivera señala que tras la reorganización de Acuamed, hay seis imputados que "siguen ocupando puestos directivos en esa sociedad". En cambio, las ingenieras Gracia Ballesteros y Azahara Peralta "continúan luchando en los tribunales para poder volver a sus puestos en la empresa", añade.
ACUAMED SE NIEGA A READMITIRLOS
Ciudadanos recuerda que en el caso de Gracia Ballesteros, un juzgado de lo Social de Madrid determinó en mayo de 2016 que su despido se había producido con vulneración de sus derechos fundamentales tras una larga etapa de acoso laboral y debido a su negativa a realizar actos no conformes a la ley.
Aunque Acuamed recurrió aquella sentencia, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid dio la razón a la trabajadora el pasado febrero al confirmar que su despido fue nulo. Sin embargo, después la empresa pública recurrió en casación ante el Tribunal Supremo.
En cuanto a Azahara Peralta, sigue a la espera de que se celebre el juicio laboral por despido nulo, que no tendrá lugar hasta al menos el próximo noviembre. "Si Acuamed persiste en su actitud obstruccionista, el fallo definitivo no se producirá antes de cuatro años contados desde la fecha del despido", indica la formación naranja.