Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ciudadanos propone al Gobierno apostar por el voto electrónico para los residentes en el extranjero

Ciudadanos ha registrado una iniciativa en el Congreso reclamando al Gobierno que sustituya el llamado voto rogado que se exige a los electores residentes en el extranjero por otros sistemas de votación, como el voto electrónico, que den más facilidades para votar a los inscritos en el Censo Electoral de Residentes Ausentes (CERA).
Fernando Maura, portavoz de exteriores del partido naranja, recuerda que el voto rogado exige que los residentes fuera del territorio nacional pidan con antelación el ejercicio del sufragio activo, "imponiéndose unos plazos demasiado cortos y que en la mayoría de países son difíciles de cumplir".
Según explica, el sistema del voto rogado "sigue resultando muy cuestionable desde su instauración en 2011" y ya "ha sido denunciado por un amplio número de entidades y colectivos y por instituciones comunitarias, como es el caso del Parlamento Europeo".
YA LO ADMITE LA JEC
La propia Junta Electoral Central, en su informe sobre las últimas elecciones generales, constató que el voto rogado viene reduciendo la participación electoral de los emigrantes y, por primera vez, admitía la posibilidad de una reforma legal que, con carácter excepcional, permitiese el voto electrónico ara este colectivo
"Consideramos urgente la necesidad de incorporación de nuevos sistemas de votación, de forma que los residentes españoles en el extranjero puedan ejercer sin cortapisas su derecho fundamental de voto", exige Maura.
La iniciativa de Ciudadanos, que se debatirá en la Comisión de Exteriores del Congreso, propone que, como medida transitoria a la sustitución del voto rogado, se vayan tomando medidas como el envío de oficio de las papeletas y sobres de votación a todos los ciudadanos inscritos en el CERA y la unificación entre residentes temporales (fuera de España entre 90 días y cinco años) y los residentes permanentes en el extranjero.