Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Forcadell: "Ningún tribunal puede impedir que el Parlament debata la independencia"

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha defendido en su declaración como investigada ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que actuó en todo momento "conforme a la ley" al permitir debatir y votar las conclusiones de la comisión de estudio del proceso constituyente en el pleno de la cámara catalana el 27 de julio. Posteriormente, en rueda de prensa, Forcadell ha dicho que "ningún tribunal puede impedir que en el Parlament se debata sobre la independencia". Cientos de cargos electos, como alcaldes, concejales, consellers, diputados y senadores soberanistas, la han arropado. Entre ellos no han faltado el president, Carles Puigdemont y el vicepresidente Oriol Junqueras. Tampoco ha faltado el expresidente Artur Mas.

Forcadell ha llegado al Palau de Justicia a las 9.15 horas acompañada por el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras; el expresidente Artur Mas, y políticos como Jordi Turull, entre otros políticos, así como representantes las entidades soberanistas.
Ha empezado su declaración ante la magistrada minutos antes de lo previsto, a las 9.30 horas, y ha acabado sobre las 10. Según han informado fuentes judiciales, la presidenta del Parlament se ha negado a contestar las preguntas de la magistrada Maria Eugènia Alegret y de los fiscales, y ha accedido únicamente a responder a las cuestiones de su abogado.
Miles de personas arropan a Forcadell
Forcadell también ha dicho que ese debate en la Cámara era un acto político y ha defendido: "Si la gente en la calle puede hablar de la independencia, ¿cómo no van a poder hacerlo los parlamentarios?".
La Fiscalía considera que actuó con "total desprecio a la Constitución" al haber permitido la votación, con voluntad inequívoca e irreversible de llevar adelante su proyecto político por la fuerza de los hechos consumados, en sus palabras.
La presidenta del Parlament ha agradecido el apoyo de la gente que ha acudido a apoyarla durante su declaración. "Muchas gracias a todo. Esto va de democracia", ha clamado.
Posteriormente, en rueda de prensa Forcadell ha responsabilizado al Estado de ataques antidemocráticos impropios de una democracia del siglo XXI, y no contempla ser inhabilitada: "Sería un ataque tan grande a la democracia que es inconcebible".