Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

CiU y ERC exigen la consulta para 2014 y quieren llevarla ya al Congreso

El Gobierno catalán se compromete a no fallar a los ciudadanosInformativos Telecinco

El Parlament aprobará una resolución de CiU y ERC que exige una consulta en 2014, pide que el diálogo con el Estado no se eternice y dé resultados este año, y avanza que llevarán este debate al Congreso "con carácter urgente".

La resolución, a la que ha tenido acceso Europa Press, precisa que el Parlament "constata la no existencia de ninguna norma o disposición dentro del marco legal vigente que prohíba la celebración de una consulta" y también da a conocer que los grupos catalanes en el Congreso presentarán una iniciativa conjunta en las Cortes para solicitar un referéndum.
Ambas fuerzas hacen un reconocimiento a la "multitudinaria" Via Catalana de la pasada Diada y destacan que el 'derecho a decidir' es una reivindicación mayoritaria en la sociedad.
La resolución cuenta de momento con el apoyo de CiU y ERC: las negociaciones con el resto de partido continuarán en las próximas horas, y fuentes de ICV-EUiA han informado a Europa Press de que este viernes se reunirán para posicionarse ante el texto.
DIÁLOGO "SIN DILACIONES"
CiU y ERC concretan que el diálgo con el Estado debe permitir que "sin dilaciones el Gobierno del Estado acomode los marcos legales existentes" de modo que posibilite una consulta, cuya fecha y pregunta se decidirán buscando el máximo consenso.
Detallan que el diálago con el Estado "no puede eternizarse y por tanto debe tener resultados antes que acabe el actual periodo de sesiones" --a finales de año-- y critican la respuesta que el presidente Mariano Rajoy dio a la carta que en julio le envió el presidente Artur Mas, porque no da respuesta ni a las demandas planteadas ni a lo que la sociedad catalana espera y desea.
Además, dejan claro que la consulta depende "únicamente" de la voluntad política del Gobierno central, y citan como precedentes los casos del Reino Unido respecto a Escocia y de Canadá respecto al Quebec.
El documento añade que Cataluña se dotará "de los instrumentos necesarios para asegurar la correcta celebración de la consulta", aunque no los detalla.