Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Villalobos no se disculpa

Villalobos sigue sin contestar… Ni disculpas ni explicaciones. El miércoles también se escapó. Tras el parón del pleno buscó refugio en la cafetería del Congreso para evitar las cámaras. Lo del Candy Crush podría quedarse en una simple anécdota. En esta historia el único que ha recibido una reprimenda es Antonio Maestre, el periodista que la pilló y la grabó con su móvil, a quien el Congreso ha recordado que el reglamento prohíbe grabar cualquier tipo de imagen desde la tribuna. De lo que no dice nada el reglamento es de jugar con la tablet mientras se preside el Congreso.