Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cataluña afronta su semana clave

Tras la diada, el siguiente día marcado es el próximo viernes 19 de septiembre. El Parlament aprobará la ley de consultas y Artur Mas podrá firmar la convocatoria. No sería extraño que el Parlament retrase su votación para ganar tiempo. Aunque suena paradójico, esperarían a que finalice el Consejo de Ministros, que tendría que volver a reunirse para recurrir al Constitucional. No tiene el mismo efecto que se suspenda una ley a una consulta ya convocada. "No entendemos cómo se puede utilizar la legalidad contra la mayoría de la población", se lamentaba Carme Forcadell, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, que mantiene su hoja de ruta. En el quinto aniversario del primer referéndum, el de Arenys de Munt, ha hecho un llamamiento a la unidad de las fuerzas proconsulta. "Para asegurar que la consulta se va a hacer". Rechazan la tercera vía por la que siguen apostando los socialistas. "Lamentablemente, creo que al final va a tener que convocar elecciones anticipadas, serían las terceras en cuatro años", apuntaba el portavoz parlamentario del PSC, Maurici Elena. Elecciones que para los populares no pueden ser como tal plebiscitarias y tienden la mano a CiU. "El Gobierno del Estado siempre ha estado por el diálogo, pero con la condición de democracia y derecho", indicaba Santiago Rodríguez, portavoz adjunto parlamentario del PPC. "Si la respuesta a la propuesta de votar es el Código Penal me pregunto dónde estamos", contestaba Francesc Homs, portavoz de la Generalitat.