Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Matas: "Nos interesaba estar bien con Urdangarin y la Familia Real"

El expresidente del Govern Jaume Matas declara como acusado en el marco del juicio del caso Nóos marcado por las acusaciones vertidas contra él por los otros cuatro ex altos cargos de Baleares inculpados en la causa, quienes han atribuido al exmandatario autonómico las decisiones adoptadas a la hora de adjudicar 'a dedo' los distintos proyectos que Iñaki Urdangarin y su ex socio Diego Torres desplegaron en Baleares, cuyo coste ascendió a 2,6 millones de euros. El ex president afirma que el problema fue "la gestión de la decisión del presidente". "Asumo mi culpa y mi responsabilidad porque yo tomé la decisión inicial lo que no sé es cómo los órganos de contratación deciden ejecutarla", ha añadido.

Matas ha admitido que mantuvo una reunión en el palacio de Marivent con Iñaki Urdangarin, después de que éste le invitara a jugar una partida de pádel en la residencia real, para abordar de manera "informal" proyectos futuros.
Así lo ha puesto de manifiesto en su declaración como acusado en el juicio que se celebra por el caso Nóos. Tal y como ha señalado, fue el exdirector general de Deportes del Govern , José Luis 'Pepote' Ballester, quien le comunicó que el marido de la Infanta Cristina quería hacerle "una propuesta".
El expresidente del Govern considera que “la gestión de la decisión del presidente es por lo que estamos aquí”. “Asumo mi culpa y mi responsabilidad porque yo tomé la decisión inicial, lo que no sé es cómo los órganos de contratación decidieron ejecutarla”, afirma.
“Estábamos ante una empresa dirigida por el señor Urdangarin y era impensable que pasara algo extraño”, afirma. “Nos interesaba estar bien con Urdangarin y la Familia Real, por eso ordené contratarle”, reconoce.
NIEGA LA INTERNVENCIÓN DE DON JUAN CARLOS
 El expresidente del Govern Jaume Matas ha asegurado que no recibió ninguna llamada del Rey don Juan Carlos para instarle a contratar a Iñaki Urdangarin para el desarrollo de distintos proyectos en las islas, por los que el Instituto Nóos y otra entidad vinculada al marido de la Infanta Cristina percibió un total de 2,6 millones de euros.
 Tal y como ha señalado el que fuera ministro de Medio Ambiente bajo la presidencia de José María Aznar, la única intervención de don Juan Carlos en este sentido "fue para felicitarme" en 2003 por el nombramiento de José Luis 'Pepote' Ballester como director general de Deportes del Ejecutivo autonómico.
De hecho, ha llegado a definir a Ballester como "introductor de embajadores" con Urdangarin puesto que era quien tenía la relación más cercana con éste y con la Familia Real.

PAPEL DETERMINANTE DE MATAS
Las confesiones vertidas estos días por cuatro de quienes fueran sus subordinados, el exdirector general de Deportes del Govern José Luis 'Pepote' Ballester, el exgerente de la Fundación Illesport Gonzalo Bernal, el del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Juan Carlos Alía y el exasesor jurídico de esta entidad pública Miquel Àngel Bonet, señalan directamente a Matas como máximo responsableen las negociaciones para contar con los servicios del Instituto Nóos y de otra de las entidades que conformaban el entramado urdido por Urdangarin y Torres, Nóos Consultoría Estratégica.
Más en concreto, los acusados han recalcado que Matas fue decisivo para que el Govern destinase de forma fraudulenta 1,2 millones de euros a la celebración del primer Illes Balears Forum (2005); 1,085 millones al segundo (2006); 54.520 al seguimiento de la repercusión del equipo ciclista Illes Balears - Banesto; 174.000 a la creación de la oficina del proyecto de este equipo deportivo, y 116.566 a la elaboración de material promocional del Illes Balears.
Sobre Matas pesan un delito continuado de malversación de caudales públicos en concurso con otro de prevaricación y falsedad en documento público (por los que se enfrenta a una petición de ocho años de prisión y 20 de inhabilitación absoluta) y un último de fraude a la administración (tres años y diez de inhabilitación).