Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El exgerente del Illesport: "Todo estaba decidido de antemano por Matas"

Gonzalo Bernal, gerente de la fundación Illesport bajo el último mandato de Jaume Matas (2003-2007), ha señalado al inicio de su declaración como acusado en el juicio del caso Nóos, que los contratos con Iñaki Urdangarin, "por el importe y la materia", eran decididos de antemano por el expresidente del Govern balear. "No entrábamos a valorar nada, todo nos venía acordado", ha incidido.

Tajante en sus respuestas, Bernal ha especificado que, en relación a la puesta en marcha de una oficina para el seguimiento del equipo ciclista Illes Balears-Banesto propuesta por Urdangarin, mantuvo una reunión con el exsocio de éste Diego Torres y otros exaltos cargos de Baleares para abordar la gestión del proyecto puesto que tanto su impulso como su precio -150.000 euros públicos más IVA- "ya estaban adoptados".
De hecho, a preguntas de la fiscal anticorrupción Ana Lamas, ha relatado que "mucho antes" de la formalización del contrato para la materialización de esta iniciativa "se habían venido haciendo actividades y trabajado en ello".
Según ha apuntado, era el exdirector general de Deportes del Govern José Luis 'Pepote' Ballester quien al respecto le trasladaba las instrucciones procedentes de Presidencia. "Ballester no podía adoptar los acuerdos sin el visto bueno ni el beneplácito del presidente", ha remarcado.
Bernal ha subrayado además que el patronato del Illesport, del que salían los fondos para el pago de la oficina ciclista -liderado entonces por José Miguel Echavarri y Eusebio Unzúe-, nunca se reunió y, por tanto, nunca debatió ni adoptó decisión alguna.
Actas simuladas
Según ha dicho, él era el encargado de firmar las actas que reflejaban que el órgano se reunía, pero todas ellas eran simuladas. "Las actas se redactaban a posteriori para dar cobertura legal a los acuerdos adoptados de antemano", ha subrayado contundente.
En concreto, el Illesport, dependiente del Govern, acabó destinando 54.520 euros a la mercantil TNS Inteligente-Sofres por la adjudicación del servicio para el seguimiento de la repercusión en los medios de comunicación del equipo ciclista.
Asimismo, abonó otros 174.000 a Nóos Consultoría Estratégica --una de las mercantiles que conformaban el entramado por el que Urdangarin y Torres se apoderaron de más de seis millones de euros de las Administraciones públicas-- en tres facturas por la oficina del proyecto.
Del mismo modo, el Instituto Balear de Turismo, también dependiente del Ejecutivo autonómico, abonó 116.566 euros a Nóos Consultoría por la elaboración del material promocional del Illes Balears-Banesto y la creación de la página web del equipo ciclista. El exdirector gerente del Ibatur Juan Carlos Alía será el próximo procesado en ser interrogado.
Tenía que estar Urdangarin
El acusado ha manifestado que, si hubiera habido concurso público para la adjudicación de estos servicios, la empresa concesionaria "podría no haber sido Nóos".
Asimismo, al ser preguntado sobre si la presencia de Urdangarin influyó a la hora de contratar a la anterior entidad, Bernal ha aseverado que el exduque de Palma "estaba dentro del paquete y era importante que estuviera él".
Foros sobre turismo y deportes
Ya en relación a los dos foros sobre turismo y deporte que tuvieron lugar en Palma en 2005 y 2006 y por los que el Instituto Nóos percibió un total de 2,3 millones de euros públicos -pese a que su coste real fue notablemente inferior-, Bernal ha explicado que no estuvo presente en las negociaciones pero que desde el Govern le comunicaron la intención de poner en marcha el proyecto porque detrás "estaba Urdangarin".
Más en concreto, el acusado, para quien la Fiscalía reclama actualmente ocho años de prisión, fue quien le transmitió que la contratación con el Instituto Nóos se iba a llevar a cabo mediante un convenio de colaboración -lo que permitía eludir la celebración de un concurso público al que pudieran concurrir otras empresas-, si bien ha manifestado desconocer quién decidió tramitarlo mediante esta fórmula.
Fue posteriormente la entonces jefa de gabinete de Matas, Dulce Linares, quien le remitió la propuesta del convenio. "Ella estaba al tanto de todo", ha recalcado.
Bernal ha explicado que para pagar al Instituto Nóos para la organización de los Illes Balears Forum -el primero de ellos con un coste de 1,2 millones, el segundo por 1,1-, se llevó a cabo una modificación del presupuesto anual del Illesport que estaba previamente aprobado, y ha recordado que "no hubo ninguna negociación del precio" de los eventos. Para el segundo de ellos, ha señalado que el presupuesto se redujo en 100.000 euros porque Nóos había conseguido más patrocinadores.
En concreto, la rúbrica del acuerdo para la primera edición se produjo el 17 de julio de 2005 entre el Illesport, el Ibatur y Nóos. La del segundo, el 17 de septiembre de 2006. No obstante, Bernal ha subrayado que "mucho antes" de la firma de los convenios el Govern "ya estaba trabajando en ellos".
Bernal ha apuntado finalmente que decidió detener los últimos pagos pendientes de abonar a Nóos al detectar el "incumplimiento" de los contratos, un hecho que decidió trasladar a Ballester, quien le dijo que lo comentaría con Matas y Ballester.