Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El préstamo del Rey a la Infanta estableció una devolución en 23 años sin intereses

El préstamo por 1,2 millones de euros que el Rey Juan Carlos hizo a la Infanta Cristina en 2004 estableció un periodo de devolución de 23 años, a pagar tras un periodo de carencia de tres años, según consta en la escritura, con la que se formalizó el préstamo a nombre exclusivamente de la hija del monarca.

En la escritura el notario da fe de la entrega de 1,2 millones de euros por parte del Rey a su hija para "satisfacer parte del coste de adquisición de la participación indivisa de la vivienda" que la Infanta estaba "procediendo a comprar junto a su esposo.
El documento señala que obliga a Doña Cristina como prestataria a "su devolución en los plazos y condiciones establecidos", en la escritura, que estipula que este dinero, sobre el que no se devengarán intereses, deberá ser restituido en un periodo de 23 años.