Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carmena se compromete ante la Almudena a atender a refugiados y garantizar asistencia sanitaria a sin papeles

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, se ha comprometido ante la Virgen de la Almudena, patrona de la ciudad, y siguiendo las recomendaciones de un "hombre bueno" como el Papa Francisco a atender a los refugiados, garantizar la asistencia sanitaria a los sin papeles y acompañar a los que están privados de libertad, ya sea por una sanción penal o por razones administrativas.
"Es de justicia", ha manifestado en nombre de todos los madrileños en el renovado Voto de la Villa. Las declaraciones se producen una semana después de que Carmena visitara con una delegación municipal el Centro de Internamiento de Aluche (CIE), donde reiteró la petición de Ahora Madrid y PSOE de ir cerrando progresivamente estas instalaciones, donde los internos se ven privados de libertad por razones administrativas, destacó la regidora.
También la alcaldesa se comprometió ayer a telefonear en las próximas horas a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, para conocer el estado de las negociaciones para traer a Madrid a 80 refugiados huidos de la guerra de Siria, muchos de ellos menores enfermos que necesitan atención quirúrgica inmediata.
Carmena ha comenzado sus palabras en la misa que se celebra en la Plaza Mayor, oficiada por el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, recordando la tradición de la patrona de Madrid y parafraseando el espíritu del discurso del Papa en el Año Santo de la Misericordia, dirigido a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, sean creyentes o no.
Se trataba del Sermón de la Montaña, que "pretende aportar luz a todos y coraje en un mundo de desigualdad y convulso". Lo hizo el Papa a través de un mensaje que aúna justicia y misericordia, tan vinculada a los derechos humanos.
(HABRÁ AMPLIACIÓN)