Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doce años de cárcel para los dos anarquistas que atentaron contra la Basílica del Pilar

Dos detenidos por la colocación de una bomba en la basílica del PilarInformativos Telecinco

La Audiencia Nacional ha condenado al matrimonio formado por los anarquistas chilenos Francisco Solar, alias 'Cariñoso', y Mónica Caballero, 'Moniquita', a sendas penas de 12 años de cárcel por delitos de lesiones terroristas y daños terroristas cometidos al colocar un artefacto explosivo en la Basílica del Pilar de Zaragoza el 2 de octubre de 2013, que causó heridas a una feligresa y afectó al patrimonio histórico y artístico de los bancos y la zona del coro o la sillería.

La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal ha absuelto a Solar y Caballero de los delitos de pertenencia a organización terrorista y estragos terroristas, al considerar que no ha quedado probado que pertenecieran a la organización anarquista insurreccionalista FAI-FRI y que intentaran también atentar contra el Monasterio de Montserrat de Barcelona.
Los acusados, que aprovecharon el turno de última palabra para finalizar el juicio con el alegato "muerte al Estado" y "viva la anarquía", se enfrentaban cada uno de ellos a una petición fiscal de 44 años de prisión.
Los magistrados les han impuesto el pago de una indemnización de 22.775 euros a la mujer herida en el atentado y de 182.601 euros al Cabildo de Zaragoza.
Los magistrados Ángela Murillo, Paloma González Pastor y Juan Francisco Martel consideran acreditado que 'Cariñoso' y 'Moniquita' decidieron atentar contra la Basílica, actuando de manera "autónoma" y "sin que conste que estuvieran integrados en algún grupo de afinidad de FAI/FRI".
La acción fue avisada minutos antes en una llamada telefónica efectuada a un centro de estética cercano, cuya propietaria consideró que la noticia "no era creíble" y no la transmitió a las Fuerzas de Seguridad.