Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Camacho dice que la Policía y la Guardia Civil "han derrotado" a los terroristas

Asegura que las fuerzas de seguridad seguirán trabajando "con la misma intensidad"

El ministro del Interior, Antonio Camacho, ha destacado que el anuncio del cese definitivo de la violencia por parte de ETA se produce porque la Policía y la Guardia Civil "han derrotado" a los terroristas. Asimismo, el titular ha garantizado que en el futuro las fuerzas de seguridad seguirán trabajando "con la misma intensidad" contra los miembros de la organización criminal.
En su primera valoración tras el comunicado de ETA, el ministro se ha dedicado casi en exclusiva a rendir homenaje al trabajo de la Policía y la Guardia Civil, a los que ha elogiado por su "valor patriótico y lealtad a los valores de la democracia".

El ministro ha comparecido ante los medios tras una reunión con las cúpulas de ambos cuerpos policiales para valorar la noticia y en su discurso ha estado acompañado por los máximos representantes de la lucha antiterrorista de la Policía y la Guardia Civil.

"La democracia ha derrotado a ETA después de cincuenta años que han marcado la vida de millones de españoles. ETA está hoy derrotada por el trabajo impagable de la Policía y la Guardia Civil. Nadie ha sufrido el terrorismo con más crudeza", ha ensalzado.
Tres días después de la Conferencia Internacional celebrada en San Sebastián, la banda terrorista ETA anunciaba en la tarde del jueves el "cese definitivo de su actividad armada".
En el histórico anuncio, los terroristas expresaron su "compromiso claro, firme y definitivo" de "superar la confrontación armada". Con ese objetivo, hicieron "un llamamiento a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo" destinado a solucionar "las consecuencias del conflicto".
Tras más de 43 años y 829 muertos a sus espaldas, ETA comunica el cese definitivo de su actividad terrorista, presionada por el acoso político, policial y judicial.