Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP se ofrece a entrar en el Govern para firmar la compra de urnas

El diputado de la CUP en el Parlament Benet Salellas ha ofrecido este lunes a uno de los miembros de su grupos parlamentario para entrar en el Govern y firmar la compra de urnas para el referéndum que el Ejecutivo prevé celebrar el 1 de octubre.
En una entrevista al 'Ara' recogida por Europa Press, ha exigido al Govern avances en la logística para la celebración de la consulta, entre ellas la adquisición de urnas: "¿Las urnas las tenemos o no las tenemos? Si no las tenemos, es hora de tenerlas".
Ha sostenido que si el problema de comprarlas es que el Gobierno central se querelle o inhabilite a la persona que firma la adquisición, si es necesario, alguien de la CUP "puede entrar (en el Govern) a firmar la compra de urnas".
Ha evitado señalar a la consellera de Gobernación, Meritxel Borràs, a quien la fiscalía investiga por la publicación en el Diari Oficial de la Generalitat (DOG) del acuerdo marco para homologar a empresas suministradoras de urnas.
La licitación se ha llevado a cabo y en el concurso están dos empresas pero, una vez acabado el procedimiento, faltará firmar una orden de compra.
VOTO EXTERIOR
Los 'cupaires' consideran que el Govern "no ha hecho los deberes en todo lo que tenía que hacer" sobre esa adquisición y las garantías para que los catalanes en el exterior puedan votar.
Borràs se remitió al registro de catalanes en el extranjero que gestiona la Conselleria de Exteriores, asumiendo que el Gobierno central no cederá el censo electoral, pero ese registro sólo cuenta con 5.000 inscritos de los más de los 200.000 que incorpora el censo: "El Ejecutivo no ha estado a la altura del momento histórico", ha dicho Salellas.
El diputado anticapitalista ha lamentado que, después de que su grupo parlamentario aprobara los Presupuestos del Govern, dejaron "de ser útiles" y la comunicación no ha sido la deseable para los 'cupaires'.
"Es triste pero es así", ha dicho el diputado de la CUP, que ha afirmado que el PDeCAT, ERC, Òmnium y la ANC han mantenido reuniones prácticamente diarias pero les han mantenido al margen de la toma de decisiones.