Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La CUP da luz verde a los Presupuestos de la Generalitat y afianza el proceso

Consejo Político y Grupo de Acción Parlamentaria de la CUPtelecinco.es
La CUP ha decidido apoyar los Presupuestos de la Generalitat para 2017, después de que su Consejo Político y su Grupo de Acción Parlamentaria reunido este sábado hayan decidido avalarlos.
Con esta decisión posibilitará la aprobación de las cuentas y afianzará la continuidad del proceso soberanista, en tela de juicio tras la advertencia del presidente de la Generalitat de que convocaría elecciones si los 'cupaires' nos respaldaban las cuentas.
El 'sí' de la CUP a las finanzas públicas llega tras varias negociaciones en las que el Govern ha cedido en las demandas de la CUP sobre política educativa y sobre la Renta Garantizada de Ciudadanía, pero no en cuanto al cambio que pedían en la política fiscal del Govern.
"Hemos emitido un voto favorable, pero no por su contenido social, sino para dejar el camino libre para facilitar la celebración de un referéndum", ha dicho el portavoz del Secretariado Nacional de la CUP, Quim Arrufat, tras la reunión del Consejo Político y del GAP, en la que la diputada 'cupaire' Eulàlia Reguant ha subrayado que no están de acuerdo con las cuentas y que esperan seguir negociando con el Govern, hasta el momento de su aprobación en el pleno del Parlament, el 8 y 9 de febrero.
Arrufat ha advertido al Govern que el 'sí' que darán a las cuentas, con dos votos favorables de sus diputados y ocho abstenciones, está supeditado a la celebración del referéndum como muy tarde en septiembre: "Si en septiembre no hay referéndum, la CUP dará retirará el apoyo al Govern e iremos a elecciones", ha dicho el exdiputado que ha descartado la vía de la moción de censura.
En ese sentido han llamado al ejecutivo liderado por Carles Puigdemont a tener preparada la celebración de un referéndum unilateral y, a la vez, de un proceso constituyente "que tiene que ser ejemplar", en el Estado y en Europa.
Ha subrayado que lo que se tiene que celebrar no es un nuevo proceso participativo como el del 9 de noviembre de 2014, ni unas elecciones como las del 27 de septiembre de 2015, si no un referéndum y celebra que la CUP haya conseguido "situar en el corazón" de la administración pública la determinación para celebrarlo.
"También hemos puesto la desobediencia en el corazón del cuerpo público. Sin determinación y desobediencia no habrá referéndum", ha zanjado, y ha avisado que no aceptarán más chantajes en lo que queda de camino hasta la consulta.
"Basta ya de chantajes. El chantaje hace daño al referéndum. Basta de pone piedras en el camino de los demócratas", ha dicho en alocución directa al Ejecutivo catalán
Además, ha recordado los embates del Estado contra las manifestaciones en favor de la independencia de los diferentes representantes públicos y ha exigido que el Govern tenga preparado los mecanismos para celebrar el referéndum como máximo en mayo, para si es necesario adelantarlo.
PRESUPUESTOS NO SOCIALES
Reguant ha criticado que las modificaciones en el proyecto de presupuestos no responden a "un esfuerzo" del Govern, sino al crecimiento económico del Estado.
"Se hace la misma política de privatizaciones y de déficit que hacía el autonomismo de Convergència", ha clamado la diputada Reguant.
Ha atribuido las cesiones que ha hecho el Govern en Renta Garantizada de Ciudadanía y en Educación, a "la décima de déficit que ha dado Montoro", en referencia al ministro de Hacienda y no a un cambio de política del Govern.
Así, los 'cupaires' ven en las enmiendas de los grupos parlamentarios a los Presupuestos un margen para poder modificarlos antes de su aprobación: "Tendemos la mano a los grupos parlamentarios porque las enmiendas siguen vivas".
EL CONSEJO POLÍTICO
Desde el martes, las 13 asambleas territoriales de la CUP se han reunido para discutir si dan respaldo a las cuentas catalanas, que el Govern ha modificado para satisfacer a los 'cupaires' incorporando las demandas de los sindicatos de educación, entre otros puntos.
El Govern se ha afanado en los últimos días para alcanzar un preacuerdo con los sindicatos de enseñanza catalanes que tienen convocada una huelga para el mismo día del debate final de los Presupuestos, movilización que choca con una de las exigencias de las CUP, que supedita el apoyo a las cuentas a la satisfacción de los representantes sindicales de los docentes.
La clave para desencallar esa situación fue incluir en el proyecto de finanzas públicas de 5.500 nuevas plazas para docentes --797 sustitutos-- y la reducción de una hora lectiva para el curso que viene.
Otra de las reivindicaciones 'cupaires' que sí incluye el proyecto modificado a base de negociaciones es la inclusión de una partida para la Renta Garantizada de Ciudadanía: 45 millones de euros adicionales a los 208 millones de la Renta Mínima de Inserción; y también un impuesto medioambiental a las emisiones de CO2 de los coches.
PROPUESTAS RECHAZADAS
Sin embargo, el Ejecutivo catalán ha rechazado otras peticiones, como la modificación del modelo fiscal, en el que se ha mostrado inflexible a hacerlos más progresivos y redistributivos.
La CUP había pedido una subida a las rentas altas del IRPF, y una modificación en el Impuesto de Patrimonio o en el de Sucesiones y Donaciones, reclamación que el Govern ha rechazado, ya que el criterio de los consellers del PDeCAT se ha impuesto al de ERC.
La CUP confía en poder hacer ceder al Govern argumentando que el referéndum no sólo hay que convocarlo, si no que hay que ganarlo y porque defienden una república catalana que sea más justa.