Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escándalo de presunta corrupción en CDC explota a menos de un mes del 27S

Operación anticorrupción en Convergencia Democrática de Cataluña. La Guardia Civil ha registrado a lo largo de este viernes la sede del partido, la casa del extesorero, cuatro ayuntamientos y una fundación ligada a la formación de Artur Mas. Se trata de averiguar si una constructora pagó comisiones del tres por ciento a Convergencia y si el partido financió con ese dinero las campañas independentistas. Este nuevo escándalo de presunta corrupción salpica de lleno al presidente de la Generalitat a menos de un mes de las elecciones en Cataluña. Así, el Govern atribuye los registros a una maniobra del Estado mientras que el Gobierno pide a CDC que “no busque culpables fuera de sus filas”.

Los registros iniciados este viernes, a un mes de las elecciones catalanas del 27S, están vinculados con la investigación de supuestos cobros de comisiones ilegales a cambio de concesiones de obras públicas.
Así la Guardia Civil ha registrado la sede de CDC y la sede de la fundación CatDem, vinculada al partido por un presunto delito contra la administración pública.
La operación ha incluido el registro de la casa del extesorero de CDC, Daniel Osàcar, y de cuatro ayuntamientos catalanes. Concretamente los de Lloret, Figueres (Girona), Sant Celoni y Sant Cugat (Barcelona)
La operación, bautizada como 'Petrum II', se encuentra bajo secreto de sumario.
Los fiscales anticorrupción Fernando Bermejo y José Grinda han participado en el registro en la sede de la Fundació CatDem para el registro en CatDem.
Los registros, una "maniobra del Estado"
El conseller de Presidencia de la Generalitat de Cataluña, Francesc Homs, ha atribuido el registro policial de la fundación CatDem a una maniobra de "los poderes del Estado" para hacer daño a CDC a pocos días de la campaña de las elecciones catalanas.
 "Es un acto de campaña electoral con voluntad de hacer daño. Nada tiene que ver con la voluntad de hacer justicia. Es para hacer daño y montar un espectáculo televisivo. No son las formas de un Estado democrático y de derecho", ha lamentado en el Parlamento catalán durante una rueda de prensa para presentar los actos institucionales de la Diada.
El Gobierno pide a CDC que “no busque culpables fuera de sus filas”
Por su parte, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha exigido a Convergència Democràtica de Catalunya (CDC) "más respeto" a las decisiones judiciales y les ha recomendado que en lugar de "buscar culpables fuera de sus filas, se preocupen más de lo que pasa dentro de ellas".
 Asimismo, ha defendido que "las hemerotecas" de los últimos meses y años demuestran que la lucha contra la corrupción no entiende "ni de partidos, incluido el del Gobierno, ni de fechas electorales".