Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juicio del 'caso Bloque' de Coslada, a la espera tras autorizar la Audiencia de Madrid nuevas pruebas

El juicio por el caso Bloque, cuya instrucción investigó una presunta trama de policías en el municipio madrileño de Coslada tendrá que esperar unos meses después de que la Audiencia Provincial de Madrid haya autorizado la práctica de nuevas pruebas.
Así lo ha hecho la Sección 17 de la Audiencia madrileña tras estimar la solicitud de práctica de nuevas diligencias por parte del abogado del exjefe de la Policía local de esta localidad y principal imputado en el caso Ginés Jiménez Buendía. Fuentes jurídicas han señalado a Europa Press que el procedimiento está en la fase intermedia y que el juicio tardará al menos unos ocho meses.
El juez de Instrucción número 21 de Madrid investigaba desde diciembre de 2007 una trama de prostitución de origen rumano a raíz de las denuncias de varias prostitutas que ofrecían sus servicios en un polígono del distrito madrileño de Vicálvaro.
Las pesquisas seguidas por el Grupo XVI de la Brigada de Policía Judicial revelaron que varios agentes de la Policía local de Coslada extorsionaban a estas prostitutas. Al mismo tiempo, varios empresarios de esta localidad denunciaron el acoso que sufrían por parte del jefe del Cuerpo, Ginés Jiménez Buendía.
La Policía Nacional puso en marcha el 'Caso Bloque', por el que fueron detenidos veinticinco agentes de la Policía Municipal y el jefe de la misma, Jiménez Buendía, por su presunta implicación en la citada red mafiosa.
Según el escrito de acusación del fiscal del caso, Jiménez Buendía "aprovechaba su cargo de agente de autoridad" para "vulnerar el ordenamiento legal movido por intereses personales en beneficio propio".
En el escrito de la Fiscalía también se afirmaba que el exjefe de la Policía Local de Coslada "de manera abusiva y arbitraria" quería controlar "por vías de hecho, independientes al cauce marcado por el ordenamiento jurídico" la tramitación de licencias y autorizaciones de apertura, de actividad o similares.
Por ello, la Fiscalía solicita para Jiménez Buendía las penas de tres años y cinco meses de prisión por extorsiones; cuatro años y cinco meses de prisión por un delito de amenazas; seis años por un delito de cohecho continuado y multa de 30.000 euros; por el delito de depósito y tenencia ilícita de armas, tres años y cinco meses y por blanqueo de capitales, se solicita la pena de prisión de 6 años y una multa de 100.000 euros.
El Ministerio Fiscal solicita también la pena de dos años y ocho meses de prisión para el policía local de Coslada Carlos M.G. por los delitos de cohecho y omisión del deber de perseguir delitos, ya que según las conclusiones provisionales "durante el año 2008 acudió en diversas ocasiones al Polígono Industrial de Vicálvaro y portando uniforme" para que las prostitutas supieran que era Policía Local. Cuando hablaba con ellas "se jactaba de su amistad con el acusado Catalin A".