Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Blesa esgrime el recibo que muestra que ha saldado la deuda de su tarjeta black el primer día del juicio

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa ha esgrimido el recibo de la consignación de los 436.688,42 euros que gastó con su tarjeta black en el primer día del juicio por apropiación indebida y administración desleal que celebra la Audiencia Nacional con él y otros 64 acusados por el uso de los plásticos opacos al fisco.
Blesa presentó la pasada semana un escrito reclamando abonar esta cantidad y recibió el visto bueno del juez instructor de la causa, Fernando Andreu. Hace unas horas realizó el ingreso en la cuenta que para ello tienen habilitada el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).
El dinero aportado equivale a su gasto personal aunque la Fiscalía Anticorrupción --que pide para él una pena de seis años de prisión-- solicita que indemnice a Bankia o el FROB por la totalidad gastada con las tarjetas durante su presidencia, 9,3 millones de euros.
El Ministerio Público, representado por el fiscal Alejandro Luzón, señaló en su escrito que con el reparto de los plásticos entre exaltos cargos y directivos se asentó "un sistema retributivo que carecía de amparo legal" y atribuye a los 65 acusados un delito continuado de apropiación indebida. Para los expresidentes de la entidad, Miguel Blesa y Rodrigo Rato pide 6 y 4,5 años de prisión, respectivamente y una multa de 108.000 euros.
La vista comienza tras más de dos años de investigación que llevaron al juez instructor del caso, el magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, a concluir la existencia de indicios de que los altos cargos --entre ellos representantes políticos y sindicales-- de las entidades se gastaron 15,5 millones de euros entre 1999 y 2012 en gastos personales como joyas, viajes, comida y ocio.
Además, el abogado de Bankia, que ejerce la acusación, ha solicitado al tribunal, presidido por la juez Ángela Murillo aportar nueva documentación del banco que compila el recorrido de las tarjetas desde su lanzamiento, incluyendo correos corporativos e informes de Gobierno. Además ha aportado un informe pericial sobre los plásticos.