Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tensión en Cataluña por la sentencia del TSJC sobre el castellano

Tras la sentencia del TSJC sobre el castellano y el catalán en las aulas, si un alumno pide recibir clase en castellano, deberán dársela en esa lengua no solo a él, sino a toda la clase. Pero el auto del juez deja en manos de la Generalitat la proporción de las lenguas en las aulas, por lo que se reabre el debate lingüístico. La consejera de educación catalana, Irene Rigau, avisa que no ejecutarán la resolución. Han recurrido el auto porque no son los tribunales los que deciden en qué lengua se debe impartir la clase. No es una sentencia firme, por lo que la consejera no puede ser inhabilitada por no respetar el auto del juez. Desde el ministerio de Educación y Cultura, su titular, José Ignacio Wert pide a la Genearlitat que respete la sentencia. El PP catalán celebra el auto del juez pero critica la insubordinación de la consejera. Así que, esa insumisión no tendrá consecuencias hasta que se resuelva el recurso.