Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Imputados al menos cinco mossos por el tiroteo en el que murió un fugitivo

Un detenido por extorsionar a menores en Facebook para obtener imágenes sexualesInformativos Telecinco

El Juzgado de Instrucción 1 de Berga (Barcelona) ha imputado al menos a cinco mossos d'Esquadra por el tiroteo en el que murió un fugitivo el pasado martes en la zona de Castell de l'Areny (Barcelona) para garantizar su derecho a la defensa en el caso que se determine que pudo haber un delito de homicidio.

El juez ha citado a declarar este mismo jueves en el Juzgado de Instrucción 1 de Berga (Barcelona) a cinco mossos d'Esquadra después de que el miércoles abriera diligencias por el tiroteo en el que el fugitivo Youssef L. murió al ser disparado por la policía catalana. La Consejería de Interior ha visto con normalidad la decisión para garantizar que los agentes puedan tener acceso a un abogado.
El fugitivo, marroquí de 30 años y vecino de Mollet del Vallès (Barcelona), murió por impacto de bala tras un intercambio de tiros con la policía catalana, después de huir de los Mossos en Ripoll (Girona) cuando quisieron identificarle.
Youssef L., que acumulaba cinco antecedentes judiciales y ya había intentado atropellar a una patrulla de los Mossos días antes, huyó por la carretera C-26 en dirección Berga y estacionó el vehículo que conducía, un Seat León blanco matriculado en Ceuta, en una curva, donde esperó a los agentes y los intentó atropellar cuando bajaron del coche.
Posteriormente, les volvió a intentar atropellar en otra curva y les disparó tres tiros desde dos metros de distancia, uno de los cuales impactó en la luna delantera del coche.
Unas cuatro horas más tarde, los Mossos encontraron el vehículo en una zona boscosa de Borredà (Barcelona) con una libreta donde el fugitivo había escrito lo que haría a continuación: "Disparar a los chicos + embestir el coche policial + agredir a los agentes", según explicaron fuentes próximas al caso.
La policía catalana dio con él en la zona de Castell de l'Areny, tras haber desplegado un amplio dispositivo policial, les robó el vehículo oficial y volvió a disparar a los agentes.
En la huida, atropelló a una motocicleta de Mossos y siguió disparando a los agentes hasta que se pinchó una rueda del coche, chocó con el vehículo patrulla y acabó siendo disparado por los Mossos.