Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La percepción negativa de la situación política alcanza ya al 82,3 % de la población

Ciudadanos protestan aprovechando un acto político en MadridEFE

La percepción negativa de la situación política alcanza ya el 82,3 % mientras baja la preocupación por el paro a niveles de hace año y medio, según se desprende del Barómetro de Opinión correspondiente al mes de mayo que ha dado a conocer este lunes el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

En concreto, el porcentaje de españoles que considera mala o muy mala la actual situación política alcanzó en mayo el 82,3 %, cuatro décimas más que el mes anterior, y sólo un 2 % la elogia. Esta visión crítica alcanza la cifra más alta de los últimos años, pues hasta marzo seguía por debajo del 80 % y un año antes rondaba el 75 %. La última vez que llegó a este nivel fue en diciembre de 2014, cuando se registró un 84,2 %.
Además, un 48,9 % opina que la situación política actual, con un Gobierno en funciones y nuevas elecciones por el fracaso de no alcanzarse ninguna investidura, es peor que hace un año, frente a un 41,7 % que lo ve igual. En cuanto al futuro, hay división de opiniones: un 19,4 % cree que la situación política estará peor dentro de un año y un 19,3 % opina justo lo contrario.
Tampoco hay optimismo con la economía
Por el contrario, y a diferencia de lo que ocurría en años anteriores, los encuestados no son tan críticos con la actual situación económica pues sólo un 68,1% la juzga negativamente. Eso sí, un 29,2 % cree que es peor que hace un año y tampoco el futuro se ve con optimismo: un 17,3 % cree que la situación económica mejorará dentro de un año pero un 18,6 opina que será peor.
En cuanto a los problemas del país, sigue en cabeza el paro, pero con menos menciones que en meses precedentes: ahora aparece en el 75,3 % de los cuestionarios, tres puntos menos que en abril y lejos del 80 % que se anotaba en primavera de 2015. Es el porcentaje más bajo desde septiembre de 2014.
En segundo lugar repite la corrupción, citado en el 46,7% de los cuestionarios, seguida de los problemas económicos (23,6 %) y la clase política (21,3 %). Detrás figuran temas clave como la sanidad (10,7 %), los problemas sociales (9,7 %) y la educación (9,1%).
Destacan también las menciones a la falta de Gobierno como un problema del país, con un 5,2 %, dos puntos menos que en abril, cuando marcó su cota más alta (7,1 %).
La encuesta del CIS se basa en 2.484 entrevistas realizadas en 256 municipios de 48 provincias en los primeros diez días de mayo, justo cuando se constató el fracaso de los partidos para alcanzar un acuerdo de gobierno y cuando se convocaron formalmente las elecciones del 26 de junio.
Los accidentes de tráfico, culpa de los conductores
El 65,7 por ciento de los españoles cree que la responsabilidad de reducir la siniestralidad en las carreteras es de los propios conductores, frente al 7 por ciento que señala hacia la Administración, según el barómetro publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Existe, además, un 26,1 por ciento que cree que ambas partes son corresponsables por igual.
Aún así, los encuestados eligen labores de la Administración entre las medidas "más eficaces" que serían necesarias para evitar accidentes, como la presencia de más controles y aumento de la vigilancia (27,9 %) y campañas de sensibilización y educación vial (21,2 %). En tercer lugar se situaría la mejora de las carreteras y señalización (14,2 %).
Del mismo modo, un 12,2 por ciento eligió como primera opción para bajar la siniestralidad impartir lecciones periódicas a conductores, mientras que un 10,3 por ciento se decantó por las sanciones como mejor medida y un 7,8 por ciento los radares.
El documento muestra también que la principal preocupación de los españoles con respecto a los accidentes de tráfico es el consumo de alcohol y drogas, que consideran la práctica "más influyente" a la hora de provocar un siniestro, por delante de los errores o distracciones de los conductores, la falta de respeto a las normas o el mal estado de las carreteras.
En cuanto al perfil del conductor español, los encuestados ponen como prácticas habituales al volante el exceso de velocidad en autopistas y autovías, la manipulación del CD o el navegador mientras se conduce, el exceso de velocidad en ciudad, el mal estacionamiento de los vehículos o usar el teléfono móvil.
Buena valoración del carné por puntos
La encuesta del CIS preguntaba también sobre la llegada del carné por puntos y su influencia en la seguridad vial en los últimos años. La valoración general de la llegada de este sistema es buena o muy buena. Así lo creen casi el 70 por ciento de los preguntados.
Sin embargo, el 60,5 por ciento asegura que el nuevo permiso no ha cambiado en nada su forma de conducir y el 21 por ciento asegura que poco. Sólo un 16,8 reconoce que el carné por punto ha cambiado mucho o bastante su comportamiento al volante.
Sobre su experiencia en sanciones, el 80,9 por ciento asegura que nunca ha sufrido una experiencia de pérdida de puntos, frente al 18,9 por ciento que sí. Los porcentajes se igualan más cuando se habla de multa monetaria, que sí ha sufrido el 57,5 de los encuestados, frente al 40,3 por ciento que asegura que no.
Conducción entre semana-fin de semana
El CIS apunta que entre la muestra usada para esta encuesta de más de 1.600 personas, el 71,3 tenía carné y, en su mayoría, con una experiencia al volante entre los 6 y los 30 años. Entre ellos, más del 97 por ciento tiene coche.
Preguntados por los kilómetros recorridos en los días laborables, el 23,4 por ciento asegura que conduce menos de 10 kilómetros a diario, seguido de 14,4 por ciento que no hace ninguno, el 14,1 por ciento que recorre entre 11 y 20 kilómetros y algo más del 10 por ciento que se mueve entre los 21 y los 30.
El fin de semana estas cifras se reducen en cuanto a las distancias cortas, ya que sólo un 15,4 por ciento se mueve menos de 10 kilómetros y un 12 por ciento conduce entre 11 y 20 kilómetros. Por el contrario, aumenta el número de conductores que se desplazan entre 101 y 997 kilómetros, del 7,8 por ciento entre semana al 10,3 en fin de semana.