Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas sobre sus negocios con las obras de arte: "Comencé a comprar porque le gustaba a mi mujer"

El extesorero del PP Luis Bárcenas, acusado junto a otras 36 personas por los primeros años de actividades de la trama Gürtel (1999-2005), ha destacado ante la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional --tribunal encargado de enjuiciar esta causa-- que comenzó a comprar obras de arte en la década de los 80 porque le "gustaba" a su mujer, Rosalía Iglesias. En esta línea, ha apuntado que fue en 2002 cuando decidió "intentar ganar dinero" con estas operaciones.
Bárcenas ha precisado que él no ha intentado justificar los ingresos de dinero en sus cuentas de Suiza con la compra-venta de cuadro hasta 2007, tal y como dice la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) en sus informes. Según ha dicho, estas operaciones las ha realizado hasta el año 2004.
A preguntas de la fiscal Concepción Sabadell --con la que ha comenzado una discusión-- ha reconocido que ha adquirido obras de arte para su disfrute personal desde los años "ochenta y tantos", porque a su esposa --también acusada en esta causa-- le "gustaba". Sin embargo, ha añadido que fue en diciembre de 2002 la primera vez que realizó esta operación para "intentar ganar dinero con el arte".
El extesorero 'popular' ha indicado que era él, y no su mujer, el que tomaba "las decisiones de compra y venta de obras de arte" y ha apuntado que Iglesias sólo firmaba los documentos que él "le pasaba". En este sentido, ha afirmado que las declaraciones de la renta las realizaba junto a un asesor: "El asesor me llamaba, las veía, me las explicaba, y yo firmaba la mía y ponía un garabato en la declaración de mi mujer", ha indicado.
Bárcenas, que ha explicado varias de las operaciones de compra-venta de las pinturas, ha apostillado que, en una de ellas, el que fue tesorero de Alianza Popular Rosendo Naseiro le aconsejó, como "especialista en pintura del siglo de Oro", la compra de bodegones de Juan Van der Hammen. Ha recordado que, precisamente, para la adquisición de este cuadro pidió un préstamo de 300.000 euros.
EL CRÉDITO FUE DENEGADO LA PRIMERA VEZ QUE LO SOLICITÓ
El acusado pidió este crédito a un banco vasco, el cuál le denegó dicho préstamo por sospechas de fines especulativos, por lo que, según ha contado, se enfadó y cerró todas las cuentas que tenía con esta entidad financiera. En un segundo intento, solicitó los 300.000 euros al Banco Popular, que sí se lo concedió, y ha aseverado que sacó el dinero en billetes de 500 euros.
Bárcenas ha recordado que, efectivamente, la retirada del dinero para hacer el pago en efectivo hizo que Hacienda sospechase de esta operación, pero ha subrayado que finalmente no se abrió ninguna investigación al respecto.