Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bárcenas quiere dejar por mentirosa a Isabel Mackinley mediante una prueba pericial

El extesorero del Partido Popular (PP) Luis Bárcenas ha negado la versión de la falsa marchante argentina Isabel Mackinley, que aseguró que cobró 1.500 dólares por estampar su firma en un contrato que simulaba la venta de obras de arte por las que el exdirigente 'popular' justificó unos ingresos en efectivo de casi 560.000 euros, y ha solicitado que sea sometida a una prueba pericial psiquiátrica, informaron fuentes de la acusación presentes en la declaración.

En sus dos horas de declaración ante el juez instructor del 'caso Gürtel', Pablo Ruz, Bárcenas ha defendido la legalidad de todas las operaciones bancarias que realizó en Suiza, donde llegó a acumular 48,2 millones de euros en enero de 2008, y ha asegurado que denunciará por falso testimonio a la testigo que le acusó de fabricar los dos contratos.
Preguntado por los ingresos en efectivo de hasta 6,9 millones que realizó a partir del año 2000 en el Lombard Odier y el Dresdner Bank de Ginebra, ha asegurado que procedía de sus negocios inmobiliarios y de los movimientos bursátiles de entrada y salida de un grupo de inversores a los que representaba y de los que no ha querido dar ningún otro dato.
48 en lugar de 38 millones
También ha esquivado la pregunta de por qué en la declaración que protagonizó el pasado 25 de febrero, en la que el juez Ruz le impuso medidas cautelares, aseguró que su fortuna en Suiza alcanzaba los 38 millones de euros cuando en realidad alcanzó los 48,2, según reflejaba un informe de la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) confeccionado a partir de la última comisión rogatoria enviada por las autoridades helvéticas. Según las citadas fuentes, ha dicho que no podía revelar ese dato si el juez y el fiscal no lo conocían.
De igual modo, ha señalado que no es titular de activos depositados en cuentas de Estados Unidos, Nassau (Bahamas) y Montevideo (Uruguay), como señalaba el último informe de la Agencia Tributaria, sino que estas operaciones también estaban relacionadas con esta cartera de inversores. También ha negado que sea "socio" de las empresas que aparecen como destinatarias de las transferencias, según defendía Hacienda.
En otro momento de la comparecencia, en la que sólo ha respondido a su abogado y al juez Pablo Ruz, Bárcenas ha reconocido que guardaba en una caja fuerte dos tarjetas de crédito asociadas a las cuentas suizas pero que nunca las utilizaba en España por temor a que pudiera motivar la apertura de una investigación.
Rosalía Iglesias confiaba en su marido
La mujer de Bárcenas, Rosalía Iglesias, ha asegurado que confiaba plenamente en todas las gestiones que llevaba a cabo su marido y que firmaba todo lo que le decía que tenía que firmar. En relación con los dos contratos por la venta de cuatro obras de arte con los que el extesorero justificó unos ingresos de 558.196,97 euros, ha reconocido que era su firma aunque no recordaba por qué la estampó en el documento. "No me acuerdo", ha señalado en varias ocasiones la compareciente.
En este punto, ha asegurado que el contrato se firmó "hace cinco años", según las citadas fuentes. Sin embargo, el primer cuadro, por el que Mackinley aseguró haber cobrado 1.000 dólares, estaba fechado el 14 de noviembre de 2004 y el segundo, por el que percibió otros 500, el 19 de enero de 2006.
Las acusaciones también han señalado que en un momento de la declaración Iglesias se ha puesto nerviosa tras captar una mirada que se intercambiaron sus abogados Alfonso Trallero y Miguel Bajo y ha comunicado al juez su intención de no seguir declarando.