Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona y delegación del Gobierno crean un espacio de diálogo para abordar sus retos

Colau exige reanudar La Sagrera en 2017 y Millo propone elaborar un "calendario realista"
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo, han acordado este miércoles crear un espacio permanente de diálogo para abordar los retos de la ciudad, entre los que la primera edil ha marcado como prioritarios reanudar las obras de la estación de La Sagrera en 2017 y que el Estado incremente su financiación del transporte público.
Ambos han explicado en sendas ruedas de prensa tras esta primera reunión oficial --que ha durado más de dos horas y han valorado positivamente-- que crearán este mecanismo de diálogo para potenciar la colaboración de la delegación del Gobierno con el Ayuntamiento, porque Millo considera que "Barcelona, sin ninguna duda, es la mejor embajadora de la marca España".
Colau ha avisado de que "la mejor forma de que el Gobierno central demuestre que ama a Barcelona" es dar respuesta a sus exigencias, empezando por aumentar su aportación al sistema de transporte público y retomando las obras de La Sagrera, medidas que podrían impulsarse ya en 2017 porque sólo dependen de la voluntad política, según la alcaldesa.
Ha dicho que los trabajos de la losa y los de la estación de Sant Andreu Comtal están preparados para poder ponerse en marcha, y Millo ha destacado la necesidad de acordar un "calendario realista" de desarrollo de esta infraestructura, de la que ha dicho que es necesaria y tiene unos costes muy elevados.
Sobre la financiación del transporte público, Millo ha señalado que no han entrado al detalle de las cifras y que lo abordarán en próximos encuentros, pero se ha abierto a aumentar la participación del Gobierno central: "Las administraciones que participan hacen un esfuerzo importante, y evidentemente lo tenemos que hacer todos, también en la parte que corresponde al Estado".
Colau ha explicado que solicitará una reunión con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, sobre esta financiación del transporte público, y que volverá a pedir un encuentro con el de Fomento, Íñigo de la Serna, sobre La Sagrera, y ha pedido a Millo que los "acompañe en estas peticiones para que puedan concretarse lo antes posible".
DISCREPANCIAS SOBRE EL CIE
Preguntados por si han abordado la situación del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca, lo han mencionado y han constatado sus discrepancias, ya que Millo recuerda que depende de la legislación estatal, algo de lo que es consciente Colau, que defiende que debe garantizarse el cumplimiento también de la normativa municipal y que el centro carece de licencia, algo que el Ayuntamiento seguirá exigiendo.
Colau también ha destacado la necesidad de regular los alquileres abusivos, en un encuentro en que han abordado diversos asuntos de interés para Barcelona pero en el que no han "entrado al detalle", algo que harán en este mecanismo de diálogo permanente, cuya fórmula de seguimiento se concretará en las próximas semanas, según Millo.
Han coincidido en defender que ambas instituciones deben trabajar por la ciudad y los barceloneses "más allá de sus diferencias", tras lo que Millo ha destacado que Barcelona es una gran capital de España y del sur de Europa y un referente internacional, por lo que el Gobierno la ha apoyado y apoyará siempre.
"Como mejor vaya Barcelona, mejor irá España. No puedo entender España sin Barcelona, ni Barcelona sin España", ha destacado el delegado del Gobierno, que ha resaltado que la ciudad es de todos los catalanes y todos los españoles.
Colau ha valorado positivamente la voluntad del diálogo de la delegación del Gobierno pese a las discrepancias para que prime el interés general, y ha avisado: "Bienvenido sea el diálogo, pero la oferta genera expectativas y, si se frustran, la situación empeora", por lo que ha pedido resultados de esta colaboración.