Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas reivindica el papel "clave" de Cataluña y Rajoy defiende su españolidad

Mas y Rajoy se saludan en la cumbre de Barcelonacuatro.com

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha reividindicado ante el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y los ministros de Exteriores de la UE y ministros de la ribera sur del Mediterráneo que Cataluña puede jugar un "papel clave" en la región Euromediterránea, ahora que se rediseña la política europea de vecindad. Mientras tanto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha insistido en la españolidad de Barcelona y el valor de la unidad, ante los líderes del mediterráneo reunidos en la ciudad condal para debatir como reorientar la cooperación para abordar temas como la amenaza del terrorismo, la inmigración o la seguridad energética.

Al inaugurarse la reunión de ministros de Exteriores de la UE y de la ribera sur del Mediterráneo en Barcelona, Mas ha subrayado la historia de las instituciones catalanas, y ha dicho que Cataluña imagina siempre horizontes europeos y mediterráneos.   
Durante una intervención en catalán, inglés, francés y castellano, Mas ha defendido la importante presencia de empresas catalanas en la región y la larga tradición de cooperación política de Cataluña en la zona, y ha apostado por reforzar el papel de la Unión por el Mediterráneo (UpM) para dar una vertiente regional a la política europea de vecindad.
El jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, ha defendido en cambio, la españolidad de Barcelona y el valor de la unidad frente a la disgregación como activo de futuro.  
"Esta grande, famosa, rica y bien fundada ciudad que, fiel a su vocación mediterránea, sigue siendo hoy como ayer honra de España y flor de las bellas ciudades del mundo", ha continuado el presidente, parafraseando a Miguel de Cervantes.
Rajoy ha recordado cómo en Barcelona, a finales de 2005, se lanzó la asociación entre la UE y sus vecinos de la ribera sur del Mediterráneo, en lo que se conoció como el Proceso de Barcelona, que se intentó revitalizar en 2008 con el lanzamiento de la Unión por el Mediterráneo, hoy en horas bajas como le pasó al proyecto anterior por el obstáculo que supone para avanzar en esta asociación el conflicto palestino israelí.
Rajoy ha sacado pecho de haber conseguido organizar esta reunión en Barcelona, la primera del mismo nivel desde 2008. "El Gobierno de España vuelve a situar a Barcelona en el epicentro de la política europea con los países de nuestra ribera sur", ha dicho.
Pero además, ha aprovechado su discurso para lanzar un mensaje al presidente Mas ante la deriva soberanista que ha liderado al frente de la Generalitat. "En un mundo rápidamente cambiante y progresivamente interdependiente, el valor de la unidad frente a la disgregación, la altura de miras, la conciencia de muchos siglos de convivencia, la ponderación de lo que tenemos en común frente a lo que nos separa y la reafirmación de nuestros valores comunes constituyen la base que ha de permitirnos avanzar con ilusión en proyecto de futuro en beneficio de todos nuestros compatriotas".
 
En la ciudad condal se reunen los ministros de Exteriores de la UE y ministros de la ribera sur del Mediterráneo para debatir como reorientar la cooperación para abordar temas como la amenaza del terrorismo, la inmigración o la seguridad energética.
ENCUENTRO CON MARRUECOS
El ministro de Asuntos Exteriores marroquí, Salahedine Mezouar, finalmente ha asistido a la cumbre, según han informado fuentes diplomáticas. Además, se ha informado de que en los márgenes de la reunión, Mezouad y el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Manuel García-Margallo, tendrán oportunidad de reunirse de forma bilateral.
La presencia de Mezouar en Barcelona se interpreta como una muestra de la voluntad de Marruecos de mantener las buenas relaciones con España. Estas relaciones parecían estar cuestionadas por las críticas vertidas desde España --aunque no desde el Gobierno-- a la actuación de las autoridades en el rescate de los tres espeleólogos desaparecidos. Dos de ellos murieron finalmente.
Además, Rabat también ha criticado duramente el procesamiento en la Audiencia Nacional de once altos cargos marroquíes imputados, entre otros delitos, por genocidio por los crímenes que se cometieron contra refugiados del Sáhara Occidental entre los años 1975 y 1992. Marruecos afirmó en un comunicado publicado el sábado que estas acusaciones "rayan en el ridículo", pero en el mismo texto destacó que las relaciones bilaterales atraviesan "una de las etapas más serenas y prometedoras".