Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona da trámite al cambio de nombre del salón de plenos Reina Regent por el de Pi i Sunyer

Votan a favor el Gobierno de Colau, CiU, ERC y la CUP y, en contra, C's y PP
La comisión de Presidencia del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este miércoles cambiar el nombre del salón de plenos Reina Regent por el del alcalde republicano de la capital catalana en 1934 y 1937 Carles Pi i Sunyer, algo que deberá ratificarse en el pleno de este mes con una mayoría de dos tercios, y que han apoyado CiU, ERC y la CUP y han rechazado C's y PP, sumando 33 ediles a favor y ocho en contra.
La propuesta aprobada incluye que la sala cuente con una representación simbólica alusiva de Pi i Sunyer que responda a la singularidad histórica y de capitalidad de Barcelona y a los principios democráticos, de neutralidad religiosa y de catalanidad, y encargar a los servicios técnicos redactar un proyecto para reformar la sala para "corregir sus carencias actuales".
El comisionado de Memoria Histórica, Ricard Vinyes, ha defendido la figura de Pi i Sunyer por su papel institucional y su gestión "en esta ciudad, en este país y también en el Estado español", ya que fue ministro durante la República y conseller de la Generalitat hasta el final de la Guerra Civil, además de alcalde de Barcelona, el primero escogido por sufragio universal, ha destacado Vinyes, quien considera que es una figura neutral.
Ha elogiado su gestión durante la Guerra Civil --como conseller de Cultura hizo llegar a los soldados que defendían la República la cultura catalana, ha resaltado-- y ha defendido que dejó "huellas importantes" en Barcelona, abordando la deuda, reorganizando la administración y garantizando la eficiencia técnica del Ayuntamiento.
La concejal socialista Carmen Andrés --en el Gobierno municipal desde junio-- ha expresado su apoyo a la iniciativa porque responde a los criterios fijados en el Reglamento Orgánico Municipal (ROM) que se aprobó en diciembre y porque ve que Pi i Sunyer fue alcalde de todos: "No estamos faltando a la historia ni a la memoria de la ciudad, sino que el cambio responde a lo que aprobamos hace pocos meses".
El portavoz municipal de CiU, Joaquim Forn, ha considerado el cambio de nombre "muy adecuado, porque reúne los valores democráticos y de catalanidad que son los que inspiran Barcelona", y ha sostenido que Pi i Sunyer es merecedor de dar nombre al salón de plenos también por su papel como intelectual, diputado y conseller del Govern, además de alcalde.
El republicano Jordi Coronas ha asegurado que Pi i Sunyer fue una persona de consenso y que, aunque tenga carga ideológica, "hay personas que, más allá de las siglas, hacen cosas relevantes", y ha apostado por seguir cambiando nombres de simbología monárquica y por construir un nuevo Estado para erradicar la monarquía de Catalunya, en sus palabras.
Josep Garganté (CUP) ha apoyado la propuesta aunque hubiese optado por que la ciudadanía propusiera el nombre del salón --del que pide retirar el cuadro de la Reina Regente--, algo que también defiende en las calles con nomenclatura monárquica, con el objetivo de "enterrar simbólicamente la memoria de la monarquía borbónica" y un estamento impuesto por la sangre y el fuego y restaurado por la dictadura franquista, según él.
CRÍTICAS DE C'S Y PP
El portavoz de C's, Paco Sierra, ha dicho que ésta no es una figura neutral, sino que el cambio "responde a la entrega de Colau al independentismo y a ERC, después de su asistencia independentista a la manifestación del 11 de septiembre" en la Diada, y ha criticado que Pi i Sunyer fue alcalde casi menos tiempo del que Colau lleva gobernando, por lo que rechaza que sea un referente aunque lo afirme el ejecutivo, que reinventa la historia suprimiendo símbolos monárquicos, ha dicho.
La popular Àngels Esteller ha criticado que Pi i Sunyer cuenta con una elevada carga política aunque el Gobierno municipal quiera disfrazarlo de una cuestión técnica, y ha avisado de que el ejecutivo pretende aniquilar lo que representa la monarquía, cuando fue votada en la Constitución, y que alaba la República cuando fue "uno de los periodos más oscuros" de la historia española.
La propuesta ha pasado el primer trámite después de que el pleno aprobara en diciembre modificar el ROM para revisar la simbología de la sala de plenos, hasta el momento llamado Saló de la Reina Regent en referencia a Maria Cristina, madre de Alfonso XIII, que ejerció de jefa de Estado hasta la mayoría de edad del monarca, entre 1885 y 1902.