Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Barcelona convocará el Consorci del Palau sobre acusar a CDC y pide retrasar las conclusiones

Pide al Govern acusar a CDC priorizando el interés general aunque sea "como acusar a tu padre"
El teniente de alcalde de Barcelona Jaume Asens ha anunciado este martes que la alcaldesa, Ada Colau, convocará una reunión del Consorci del Palau de la Música para que vuelva a posicionarse sobre acusar a CDC por el presunto cobro de comisiones, y ha propuesto que pida la suspensión del trámite de las conclusiones definitivas, que debían cerrarse este miércoles.
Ha dicho que la convocatoria de la reunión no tendría sentido si no hay una petición de suspensión y si no la acepta el tribunal, porque si no se abordarían las conclusiones definitivas antes del encuentro, ha explicado en rueda de prensa después de que la Generalitat haya descartado convocar esta reunión, solicitada por la alcaldesa al presidente del Govern, Carles Puigdemont.
Junto al gerente de Recursos, Joan Llinares, Asens ha sostenido que las posiciones ante la acusación de CDC no están suficientemente claras, y ha recordado que el representante del Gobierno central en el consorcio no asistió.
Ha destacado que el representante del Gobierno central ha justificado su ausencia asegurando que no tenía clara la orden del día --algo que ha puesto en duda Llinares--, por lo que el Ayuntamiento aboga por volver a abordar el asunto, también para "aclarar todas las dudas y sospechas que han surgido sobre una posible reedición de pactos del pasado para encubrir e intentar buscar nuevas impunidades", según Asens.
Preguntado por los medios, ha dicho que no tienen fijada la fecha para la nueva reunión, pero que será esta semana, y ha detallado que la alcaldesa puede convocarla de forma subsidiaria si el presidente del Govern no lo hace.
Ha concretado que el Ayuntamiento propondrá a los servicios jurídicos del consorcio que pida una suspensión del trámite de las conclusiones definitivas para tener tiempo de aclarar la posición de cada una de las partes, con una votación que no se había hecho antes por la declaración de testigos a petición de servicios jurídicos, ha explicado Llinares.
Asens ha manifestado que el Gobierno municipal está decepcionado ante la negativa de la Generalitat de acusar a CDC: "Creemos que no se está actuando con la responsabilidad que merece una situación como la que estamos viviendo", en la que parece que el Govern no es consciente de las consecuencias y posibles responsabilidades en las que podría incurrir, según él.
"No nos pueden engañar ni tomar por ingenuos diciendo que esto es una cuestión jurídica. Es obvio que hay una cuestión política de fondo", ha criticado, mientras que Llinares, que asumió la dirección del Palau durante unos meses en 2009, ha dicho que sería incongruente que el consorcio reclamara después de la sentencia si ahora no se considera víctima y perjudicado.
HONRADEZ EN EL PDECAT
Ha pedido que la actuación del Ayuntamiento "no se interprete como un ataque al Govern, sino como una acción de responsabilidad" como capital catalana, y ha dicho que el Govern confunde los intereses de partido y los está poniendo por encima del interés general, tras lo que ha avisado de que el Palau de la Música no debe ser una víctima instrumentalizada por intereses de partido.
"Estamos convencidos de que hay mucha gente honrada, militantes y políticos del PDeCAT, que quieren dejar atrás una determinada etapa, y hemos recibido peticiones para que siguiéramos adelante con nuestra iniciativa", ha asegurado Asens, que ha admitido que se trata de una cuestión complicada.
"Sabemos que no es una decisión fácil, que es una cuestión delicada, que es como acusar a tu padre", pero se requiere un ejercicio de responsabilidad y anteponer los intereses públicos a los personales, y más en el caso de corrupción de más envergadura de Cataluña, según Asens, que ha dicho que el presidente de la Generalitat era de un partido sentado en el banquillo de los acusados.