Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El BOE publica el cese de tres miembros del TC, incluido su presidente, Francisco Pérez de los Cobos

El Boletín Oficial del Estado (BOE) recoge este sábado el cese de tres de los doce miembros del Tribunal Constitucional debido a que han concluido su mandato, incluido el hasta ahora presidente del tribunal de garantías, Francisco Pérez de los Cobos; el de su vicepresidenta, Adela Alsasúa; y el del magistrado Ricardo Enríquez, que vuelve a ser nombrado magistrado.
Asimismo, recoge el nombramiento de Enríquez y de Alfredo Montoya, Cándido Conde-Pumpido y María Luisa Balaguer como magistrados del órgano, después de ser propuestos por el Senado (con el apoyo de PP y PSOE) y de que recibieran la aprobación del pleno del TC este viernes. Se prevé que tomen posesión del cargo a principios de la semana que viene.
Tras la jura de los cargos ante los Reyes, se convocará otro Pleno para la elección del nuevo presidente del alto tribunal, de ahí que en los últimos días se hayan intensificado las reuniones entre los posibles candidatos y sus compañeros para recabar apoyos de cara a la celebración del cónclave.
La elección del sucesor de Pérez de los Cobos ha desatado una guerra soterrada que, según fuentes jurídicas consultadas por Europa Press, será previsiblemente para uno de los dos magistrados conservadores que se encuentran en el último tercio de su mandato, Andrés Ollero o Juan Antonio González Rivas. Incluso, alguna de las fuentes consultadas apuntan que un sector del Gobierno sería más partidario de que el presidente fuera Pedro González-Trevijano, de tendencia igualmente conservadora y aupado en su día por el PP.
En lo que sí hay un consenso entre los magistrados del TC es en que la vicepresidenta sea Encarnación Roca, cercana en su día al PSC, fue elegida magistrada del Tribunal Constitucional en 2012, a propuesta del Parlamento catalán y contó con el visto de bueno de Convergencia i Unió, hoy PDeCat.