Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ayuntamiento de Madrid espera que se estime el recurso sobre techo de gasto tras rechazar el TSJM medidas cautelares

El Gobierno municipal espera que la Justicia estime el fondo del recurso interpuesto por el rechazo del Ministerio de Hacienda al Plan Económico-Financiero (PEF) presentado después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) haya rechazado las medidas cautelares que Madrid solicitaba.
El rechazo de las medidas cautelares no tendrá eco en las actuaciones municipales, que ya ha aprobado los acuerdos de no disponibilidad que exigía el Ministerio de Hacienda aunque sea por medio de una ley con la que el Ejecutivo no está de acuerdo.
"Esperamos la estimación del recurso, que es donde está el fondo del contenido", algo para lo que se requiere más tiempo, ha declarado la portavoz del Ejecutivo municipal, Rita Maestre, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno.
El Ayuntamiento presentó el pasado 29 de mayo un recurso contencioso-administrativo ante el TSJM ante el rechazo del Ministerio de Hacienda al Plan Económico-Financiero (PEF) y por los Acuerdos de No Disponibilidad requeridos por el departamento que dirige Cristóbal Montoro al considerar que la Administración local queda en "situación de indefensión jurídica".
Ahora los jueces rechazan en un auto, fechado a 21 de junio, tomar medidas cautelares al entender, en sintonía con la jurisprudencia establecida por el Tribunal Supremo, que de aceptarse la petición se estaría de hecho anticipando la estimación del recurso.
En este sentido, entienden que para proceder a la suspensión cautelar son necesarios dos requisitos que los jueces no ven en este caso: "una apariencia razonable de buen derecho en la posición del recurrente" y una "falta de contestación seria de la Administración recurrida que destruya aquella apariencia".
Además, esta apariencia de buen derecho debe manifestarse de manera "clara y categórica por si mismo y sin necesidad de entrar a analizar el fondo del asunto". En definitiva, esta doctrina debe estar "sustentada en razonamientos convincentes y con base a hechos ciertos".