Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Ayuntamiento de Barcelona rechaza un propuesta de Cs que pide respetar la ley contra el 1-O

Colau exige al PP que tenga "sentido de Estado" porque es responsable del bloqueo
El pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha rechazado este viernes una propuesta de Cs para actuar conforme a la legalidad respetando los principios constitucionales y estatutarios y para descartar cualquier requerimiento de la Generalitat, con el voto en contra de BComú, el grupo Demòcrata, ERC, la CUP y el concejal no adscrito y el apoyo de Cs, PSC y PP.
La propuesta, que ha dividido el voto del ejecutivo de BComú y PSC --que ya fijaron en su acuerdo de Gobierno votar por separado en estos asuntos--, pedía respetar los pronunciamientos del Tribunal Constitucional (TC) contra el 1-O, proteger a los funcionarios y preservar el buen uso de los fondos públicos.
Además, Cs proponía rechazar cualquier requerimiento de la Generalitat al Ayuntamiento para asumir responsabilidades en la organización del 1-O, como constituir mesas electorales, ceder locales y distribuir material electorales, algo que ha quedado rechazado por la mayoría del pleno.
BComú no la ha apoyado para evitar "pronunciamientos preventivos respecto a cualquier ejercicio del derecho a la participación", ha explicado el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, quien ha defendido que se pueda votar el 1 de octubre, que podría ser un referéndum legal y legítimo y, si no lo es, es porque se niega el Gobierno central, el PP y partidos como Cs.
"Como Gobierno responsable, tomaremos una decisión cuando haya la información necesaria. No nos encontraréis en actos de instrumentalización partidista", ha dicho Pisarello, en un pleno en el que el grupo Demòcrata ha retirado una propuesta para que el Ayuntamiento garantice la cesión de locales que se usan habitualmente en procesos electorales porque BComú iba a votar también en contra porque descarta pronunciarse hasta que el Govern convoque y detalle el 1-O.
El segundo teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni, ha expresado su respeto por la ley y el Estado de Derecho, donde "empieza y acaba la coincidencia con el PP", porque predica pero no practica la defensa de este Estado de Derecho, dada su instrumentalización del Ministerio del Interior para interferir en la situación política catalana investigando a adversarios políticos, según él.
La líder municipal de Cs, Carina Mejías, ha exigido al Gobierno de Ada Colau que deje la ambigüedad y "la calculadora electoral" para sumar votos y se posicione a favor de la ley y de la protección de los trabajadores públicos, descartando poner el Ayuntamiento al servicio de la estrategia del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha dicho.
OFERTA DE TRIAS
El exalcalde y líder municipal del grupo Demòcrata, Xavier Trias, ha reiterado su oferta al Gobierno municipal de corresponsabilizarse personalmente para que se pueda votar el 1-O: "Cualquier decisión que tomen, no tengan miedo, estaremos a su lado para poder votar", planteamiento que Pisarello ha tachado de hipócrita y ridículo, porque los alcaldes no deben firmar nada, como no lo hicieron en el proceso participativo del 9N, según él.
El líder municipal republicano, Alfred Bosch, ha advertido a todos aquellos que confían en que el referéndum no se celebrará el 1 de octubre de que "el referéndum no es ningún espejismo, no desaparecerá. Se celebrará, será un éxito de participación y ganará la democracia".
La concejal de la CUP Eulàlia Reguant, ha advertido en su primer pleno a Mejías de que Cs está negando la democracia y los derechos colectivos "sistemáticamente", y ha dicho que tienen miedo porque los independentistas ponen en cuestión el 'statu quo' por el que surgieron partidos como Cs.
El concejal no adscrito, Gerard Ardanuy, ha defendido que Cataluña debe poder expresarse y que la mejor forma de hacerlo es a través de una votación, y ha pedido implicación para promover una defensa legítima del 'no' y del 'sí', pero nunca "impedir que se usen urnas y votos para decidir libremente el futuro del pueblo de Cataluña".
CRÍTICAS DEL PP
El presidente del grupo municipal del PP, Alberto Fernández, ha defendido el respeto a la ley, la protección a los funcionarios y alejar los fondos públicos de cualquier acto ilícito, y ha abogado por una "ruptura, pero no con el resto de España y en Cataluña, sino con la unilateralidad" y con la división que considera que esta provoca.
Alberto Fernández ha pedido después a Colau sentido común, de Estado y de responsabilidad, a lo que la alcaldesa ha aseverado: "Sentido de Estado, sentido común y de responsabilidad es precisamente el que se debe reclamar a su partido", porque es el principal responsable de la situación de bloqueo actual, según ella.
Ha criticado que el PP recurriera el Estatut y sea "directamente responsable de politizar a los tribunales y de judicializar la política", y ha exigido al PP que cambie de estrategia y reconozca el carácter plurinacional del Estado y la posibilidad de celebrar un referéndum acordado en Cataluña.
Algunos ediles han criticado que la alcaldesa no haya estado presente durante el debate de la propuesta de Cs, ante lo que ha Colau ha replicado a su vuelta que tiene un bebé de tres meses y que debe darle el pecho: "No sé si prefiere que le dé el pecho en Presidencia o que se lo dé fuera", ha aseverado.