Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Audiencia Nacional confirma la prisión a los tres encarcelados por la agresión de Alsasua que continúan en la cárcel

Dos de ellos pertenecen al movimiento ultra del Osasuna, Indar Gorri
La Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha confirmado la prisión de los tres acusados por la agresión del pasado 15 de octubre a dos guardias civiles y sus novias en Alsasua (Navarra) que aún permanecen en la cárcel.
La juez Carmen Lamela dejó libres hace dos días a otros cuatro acusados al considerar que, una vez finalizada la instrucción, es "difícil" que puedan ocultar, alterar o destruir fuentes de prueba o que puedan actuar contra bienes jurídicos de las víctimas. Aratz Urrizola, Julem Goikoetxea, Jon Ander Cob e Iñaki Abad abandonaron este martes la cárcel con la obligación de comparecer en el juzgado más próximo a su domicilio dos días a la semana, prohibición de salida del territorio y retirada del pasaporte.
Respecto de los tres restantes --Jokin Unamuno, Adur Ramírez de Alda y Oihan Arnanz-- la juez señalaba que "no puede asegurarse que, de quedar en libertad, no vayan a atentar contra bienes jurídicos de las víctimas o incluso puedan cometer otros hechos delictivos". La Sección Cuarta comparte la opinión de la instructora.
La titular del Juzgado de Instrucción número 3 tuvo en cuenta su especial liderazgo y protagonismo en los hechos. La magistrada precisaba que fue Unamuno "quien inició la actividad frente a las víctimas" y las increpó y pidió que abandonaran el local. También se ocupó de avisar por teléfono a otras personas, entre las que se encontraba Ramírez de Alda.
"Ambos tuvieron participación muy activa en los golpes propinados a los agentes y sus parejas", decía el auto que también desvelaba que Arnanz fue el primero que se dirigió al teniente y le preguntó si era "un madero" cuando se dirigía a los servicios.
Este último fue uno de los que golpeó "con más saña" ya que se movía y acercaba continuamente a los dos agentes "de forma desafiante y chulesca". "Llegó a intimidarles al acercar la cabeza constantemente, como si les fuera a dar un cabezazo y les increpaba diciéndoles que qué hacían allí", decía el auto que agrega que se ensañó también con el sargento "dándole patadas y pisándole" y que se encaró con uno de los agentes de la policía foral que acudió y levantó el puño en su contra.
MIEMBROS DE LOS INDAR GORRI
El auto vinculaba a dos ellos, Ramírez de Alda y Arnanz, con los ultras del Osasuna, los Indar Gorri. Sobre Arnanz, la magistrada precisa que ya ha participado en otras agresiones y que fue detenido en 2012 por la Policía municipal de Pamplona tras protagonizar una agresión a integrantes de la peña 'El charco de Osasuna' que les habían recriminado su comportamiento violento. En cuanto a Ramírez de Alda, precisa que fue detenido en enero de este año por pertenencia a un grupo criminal violento relacionado con estos ultras.
La juez se refería también al colectivo Ospa Mugimendua y a los actos anules Ospa Eguna y precisa que Unamuno y Ramírez de Alda se encuentran entre sus principales promotores. Reseñaba distintas movilizaciones y actos del movimiento en el que ambos participaron y destaca que se han detectado las huellas del segundo en carteles con fotografías de miembros de ETA y pancartas con el anagrama de la organización terrorista.