Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas pide trabajar por un gobierno catalán sincero y de diálogo

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha pedido este jueves a los 12 consejeros que han tomado posesión del cargo que trabajen para tener un Govern que diga la verdad y practique el diálogo permanente dentro y fuera de Cataluña, manteniendo así el "diálogo institucional con el Estado por mucha distancia ideológica" que haya. Minutos antes, en el mismo Palau de la Generalitat, los nuevos consejeros de la Generalitat  prometían sus cargos, entre ellos, los cuatro nuevos: Francesc Homs (Presidencia), Germà Gordó (Justicia), Ramon Espadaler (Interior), Santi Vila (Territorio y Sostenibilidad) y Neus Munté (Bienestar Social y Familia).

En su discurso tras la toma de posesión, ha deseado un gobierno de palabra, y no un gobierno de ruidos ni gritos, tras admitir que ha configurado un ejecutivo de "musculatura política" para hacer frente a la crisis y a la consulta soberanista.
También ha agradecido el trabajo de los consejeros salientes, a quienes ha deseado suerte, al igual que a los que se incorporan porque "van a necesitarla" aunque ha advertido de que la mayor parte de su éxito dependerá del esfuerzo.
El nuevo secretario del Govern, Jordi Baiget, ha sido el responsable de leer el decreto con el nuevo Ejecutivo catalán, ya en sustitución de Germà Gordó, que ahora es conseller de Justicia.
Junto a los consejeros entrantes, Francesc Homs (Presidencia), Germà Gordó (Justicia), Ramon Espadaler (Interior), Santi Vila (Territorio y Sostenibilidad) y Neus Munté (Bienestar Social y Familia), también estaban presentes en el acto los consejeros salientes: Josep Lluís Cleries, Pilar Fernández Bozal y Francesc Xavier Mena.
Todos han tomado posesión con un 'Sí, lo prometo' y la vicepresidenta, Joana Ortega, ha añadido 'con la ayuda de Dios', como hizo en el anterior mandato.