Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Artur Mas escenifica su salida de la Generalitat

Seis de la tarde. Artur Mas comparece en la Generalitat para anunciar el nombre del candidato de Junt pel Sí a la presidencia de Cataluña, Carles Puigdemont. Si se va Artur Mas, si da, según él, un paso a un lado, lo hace para asegurar el proceso soberanitas. Está tranquilo y sereno, dice, pero, insiste, no deja la política. Renuncia a ocupar ningún cargo, pasa a ser expresidente. Este movimiento llega, dice, para asegurar la estabilidad en el Parlament. Pero el acuerdo exige mucho más. Va más allá del reconocimiento de los errores de la CUP. No descarta Artur Mas presentarse en el futuro a unas elecciones más adelante. En lo inmediato, no sabe si dejará su acta de diputado. Reconoce que cambiar de candidato a la presidencia de la Generalitat y que no sea él, ha sido una decisión compleja y precipitada. En los primeros 10 minutos de la comparecencia, Artur Mas ha justificado que aunque el paso atrás para él es doloroso seguirá activo en política, apoyando el proceso soberanista.