Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mas asegura que la aspiración catalana a decidir persiste desde Companys

Artur MasEFE

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha publicado un artículo en el periódico francés Libération con motivo del 75 aniversario de la detención del expresidente Lluís Companys, en el que asegura que la voluntad de existir de los catalanes y su aspiración de decidir su futuro "permanece intacta" desde entonces.

Aunque remarca que la situación actual no se puede comparar con la época en que fue detenido Companys, destaca que sólo cinco presidentes le separan a él --el 129-- de Companys --el 123--, y apunta que el expresidente murió defendiendo unas instituciones catalanas que ahora son "sólidas, consolidadas y estables".
Mas agradece a los gobiernos francés y alemán que hayan reconocido su parte de responsabilidad en el arresto y deportación de Companys, y sostiene que "la construcción de una Europa unida, democrática y solidaria exige" mantener viva la memoria histórica pero también ser capaces de reconocer errores.
Recuerda que, tras su detención en el pueblo francés de La Baule-Escoublac el 13 de agosto de 1940 por parte de la policía militar alemana, Companys fue trasladado a una prisión de París donde le interrogaron antes de ser entregado días después a la policía española --entonces bajo la dictadura franquista--, que lo fusiló el 15 de octubre tras un juicio militar.
El presidente catalán --que destaca que Companys murió al grito de 'Por Cataluña!'--, argumenta que el hecho de estar al frente de la Generalitat fue uno de los motivos que llevaron al régimen franquista a sentenciarle a muerte, y celebra que, "contrariamente a la voluntad de Franco, el asesinato de Companys no supuso el fin de las instituciones catalanas".
Mas destaca que, más allá de la Guerra Civil, el mandato de Companys como presidente no fue fácil porque "tuvo que luchar no solamente contra la rebelión fascista de Franco, sino también contra un Gobierno español poco respetuoso con la identidad de las instituciones catalanas".