Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Archivan la causa por el presunto robo de datos de la Audiencia Nacional por una falsa espía del CNI

El Juzgado de Instrucción número 49 de Madrid ha archivado la causa en la que investigaba a una falsa traductora que supuestamente robó información sensible de la Audiencia Nacional al trabajar en realidad como agente del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).
La investigación llevaba meses parada en el Juzgado de Plaza de Castilla a la espera de un informe solicitado a Microsoft USA a través de una comisión rogatoria con vistas a aportar pruebas del supuesto robo de información sensible por parte de una falsa traductora. Esta agente habría sustraído información de los ordenadores de los jueces de la Audiencia Nacional Pablo Ruz y Fernando Andreu.
Tras varios intentos infructuosos de solicitar esta información capital para el procedimiento a la empresa norteamericana, la juez Josefa Bustos se ha visto obligada a cerrar el caso y ha devuelto a la acusada el pasaporte, que mantenía retenido como medida cautelar.
Según informan fuentes jurídicas, la magistrada ha permanecido en permanente contacto con el juez de enlace de EEUU. El fiscal americano exigía que se concretara de forma exacta qué información debía remitir y, en concreto, cuales eran los correos electrónicos que incriminaban a la imputada.
En este estadio de la investigación, la juez no tenía posibilidad de especificar con este grado de detalle por lo que ha optado por archivar la causa de forma provisional, han especificado estas fuentes.
ROBO A RUZ Y ANDREU
La falsa traductora estaba acusada de un delito de descubrimiento y revelación de secretos al haber indicios de que realmente era un 'topo' del CNI que pasaba a este centro información reservada sobre causas que tramitaban Andreu y el entonces juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz. La supuesta intérprete fue contratada para ayudar a ambos magistrados en causas sobre el terrorismo yihadista.