Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Quiroga quiere defender la libertad por encima de "identidades patrioteras"

Quiroga, Congreso PP vasco. Foto: EFEcuatro.com

La presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, se ha propuesto reconstruir una Euskadi "herida por dentro" a causa del terrorismo de ETA y defender la libertad por encima de "identidades patrioteras". Además, ha apostado por un partido "rebelde" y con "descaro", "orgulloso de su tierra, sus raíces y su tradición", pero "integrada con naturalidad en una España común".

Quiroga ha comenzado su discurso en defensa de su candidatura para ser ratificada como presidenta de los populares vascos, con una petición de perdón a quienes se han sentido "ofendidos en este complicado tránsito" hasta el Congreso de los populares vascos que se celebra este sábado en San Sebastián, y por "dañar la imagen de unas siglas", a las que han "dado sentido" los congregados en el Kursaal y los que les precedieron, pero, sobre todo, sus "compañeros asesinados por ETA".
De esta forma, se ha referido a los problemas que se ha producido en el partido en las últimas semanas tras conocerse su decisión de sustituir a Iñaki Oyarzábal en la Secretaría General, cargo que ocupará Nerea Llanos.
"Quiero empezar mi intervención pidiendo perdón a todos y cada uno de vosotros, a todos los que os hayáis sentido ofendidos en este complicado tránsito hasta el congreso de hoy. Y perdón, por encima de todo, por dañar la imagen de unas siglas como éstas, las del PP vasco, a las cuales hemos dado sentido los aquí presentes, los que nos precedieron y, sobre todo, nuestros compañeros asesinados por ETA", ha añadido.
La máxima representante de los populares vascos ha querido pedir perdón públicamente, como principal responsable del PP vasco, "organización que está muy por encima de cada uno de nosotros".
Arantza Quiroga ha querido pasar "del perdón al agradecimiento" a los 959 compromisarios (413 vizcaínos, 405 alaveses y 141 guipuzcoanos) que han llenado el auditorio del Kursaal.
"Hace unos meses, elegí celebrar un Congreso en el que estamos hoy (para ratificar su designación como líder del PP en Euskadi). Lo hice desde el convencimiento de que éste era el momento. Toda decisión es un salto, y esa decisión era un salto donde el miedo a caer, el pánico a equivocarse, que muchas veces nos bloquea y nos anula, me rondaba a lo largo de esos primeros meses en los que asumí el cargo tras sustituir a Antonio Basagoiti", ha afirmado.
Además, ha asegurado que no convocó el encuentro "para salir aclamada, sino para mover, para estimular, para inyectar, para impulsar el PP vasco, el de siempre, a los nuevos retos a los que nos enfrentamos, que son muchos y diferentes".
"UN PARTIDO REBELDE Y CON DESCARO"
En este sentido, ha destacado que quiere "un partido vivo, útil, con respuestas y con descaro" y no uno "encerrado en despachos, de espaldas a la calle, alejado de la gente". Por ello, ha señalado que desea "un PP vasco rebelde, capaz de transmitir, capaz de convencer".
"Quiero construir con vosotros un proyecto que sirva para que Euskadi sea cada vez más importante y respetada. Quiero un PP vasco dispuesto a construir Euskadi. Dispuesto a acordar, a dialogar. Sólo desde el entendimiento es posible creer en una Euskadi mejor, en una Euskadi en la que todos nos sintamos protagonistas", ha aseverado.
Por ello, pretende avanzar hacia "un partido sin complejos, sin corsés, que no se sienta cómodo ni en la derecha ni en la izquierda, que sólo encuentre acomodo en el servicio al ciudadano, a los vascos, a Euskadi". "Quiero un partido orgulloso de su tierra, de sus costumbres, de sus raíces, de su tradición", ha aseverado.
La líder de los populares vascos ha aludido al contexto en el que se desarrolla este Congreso, "y a todo lo que está ocurriendo", en alusión al final del terrorismo, a los nuevos comportamientos sociales, al paro, y otros fenómenos. "Para todo eso debemos estar preparados", ha añadido.
PP DE ÁLAVA
Arantza Quiroga ha alabado "el fenomenal esfuerzo y trabajo del Partido Popular en Álava, todo un ejemplo a exportar a la organización vasca, y en el que esa relación ciudadana con la política fluye de manera tan natural, tan envidiable, tan exitosa".
"Debo, quiero y necesito reconocer hoy aquí el increíble trabajo de todos y cada uno de los miembros del PP de Álava, de todos sin excepción", ha apuntado, para señalar que deben ponerse "al servicio de Euskadi desde Guipúzcoa, desde Vizcaya y desde Álava, todos juntos".
A su juicio, no hay nadie mejor que los populares vascos para "afrontar el reto de una Euskadi sin ETA, sin terrorismo, sin amenazas". "El PP vasco, todos nosotros, hemos sabido enfrentarnos a la adversidad más extrema, como para que ahora no sigamos enfrentándonos a las adversidades del momento. Somos un partido con una gran historia, con una personalidad muy fuerte labrada en gran medida a esas condiciones de 'presión social' tan complejas", ha indicado.
La representante popular ha recordado "cuando nos decían que no había forma de derrotar a ETA más que negociando". "Los miembros del PP vasco nos rebelamos, desafiamos los convencionalismos y no aceptamos la situación como irreversible. Estiramos la realidad para mejorarla, como vemos hoy en Euskadi, en vez de aceptar el fatalismo de convivir para siempre plegados ante unos asesinos. Y ahora nos enfrentamos al reto de construir una sociedad, no sé si rota, pero sí herida por dentro", ha manifestado.
Tras señalar que nadie les podrá "quitar el orgullo y la legitimidad de quienes nos hemos vaciado del todo", ha emplazado a "sacar pecho y ponerse, una vez más al frente, para que, definitivamente, se instale en Euskadi una democracia plena, donde la libertad tenga una oportunidad diferencial y prioritaria a las identidades patrioteras".
DEFENSA DE LA VERDAD
Arantza Quiroga ha asegurado que su partido "no olvidará la verdad que se merecen esta sociedad y las miles de víctimas", que no permitirá que "la escriban quienes más daño han hecho". "No debemos nada porque nos hayan dejado de matar", ha afirmado.
Además, ha precisado que el lugar de los populares vascos es el de valores como el de "la libertad, la dignidad y la integridad del individuo" y ha emplazado a llevar esa oferta a la mayoría de la sociedad vasca. "Ése es el lugar natural donde deberíamos estar si no llega a ser por ETA y por la apropiación y usurpación de ese espacio por el nacionalismo", ha dicho.
Por ello, ha instado a avanzar hacia la construcción de "una sociedad vasca moderna, abierta e integrada con naturalidad en la España común y plural de la que nos sentimos tremendamente orgullosos". "Construyamos con cada uno de esos vascos que no tiene complejos de identidad", ha apuntado.
NO ES UN 'DREAM TEAM'
Según ha apuntado, "esto no es un 'dream team' de jugadores estrellas, sino un equipo con nombres propios, con ideas propias, con potenciales individuales, pero con un compromiso común y un interés compartido con la sociedad vasca".
"Esto es el PP vasco donde todos contamos porque solos no podemos casi nada, y juntos, casi todo. Y de este Congreso deberíamos salir con un liderazgo compartido, plural, cotidiano, normal y alejado de todo lo demás", ha indicado.
Para ello, propone su nuevo equipo y espera que cuente con la confianza de los compromisarios. "El objetivo es común y nuestro compromiso es único con la sociedad vasca. Por eso, hoy os pido vuestro apoyo, para fortalecer la unidad de este Partido y, así, encaremos los retos que tenemos por delante", ha añadido.
En esta línea ha emplazado a seguir trabajando ·juntos al servicio de la sociedad vasca" para "lograr el ansiado final del terrorismo que tanto daño ha causado, para reparar a las víctimas del terrorismo, para abrir más el partido, para crecer más y a modernizar más a un PP vasco que ha entendido el mensaje de los ciudadanos".