Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aprobada en la ONU la resolución de España para prevenir que terroristas acceden a armas de destrucción masiva

El Consejo de Seguridad de la ONU ha aprobado este jueves por unanimidad la resolución impulsada por España para reforzar la capacidad de la comunidad internacional para evitar que armas nucleares, químicas y biológicas caigan en manos de terroristas y otros grupos.
El texto, que han copatrocinado 71 Estados, incluidos todos los miembros del Consejo de Seguridad, ha salido adelante en un debate que ha presidido el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Alfonso Dastis.
La adopción de la Resolución 2325 culmina la tarea desempeñada por España en materia de no proliferación en los dos últimos años. España ha liderado en el Consejo de Seguridad los esfuerzos para combatir la proliferación, y ha asumido la responsabilidad, sin precedentes, de presidir los tres Comités del Consejo relativos a la no proliferación de armas de destrucción masiva, subraya Exteriores en un comunicado.
Con el texto aprobado este jueves concluye el proceso de Revisión Global de la Resolución 1540 (2004) --el principal instrumento internacional para prevenir estos riesgos y amenazas-- que ha liderado España.
La nueva resolución pide en concreto a los Estados y al Comité 1540 que se centren en los sectores y regiones que necesitan más atención, y tengan en cuenta los nuevos riesgos de proliferación. Mejora la asistencia a los países que lo soliciten para luchar contra la proliferación y estrecha la coordinación entre el Consejo de Seguridad y las organizaciones internacionales.
De igual modo, impulsa la transparencia en los trabajos del Consejo de Seguridad en este ámbito y reconoce el papel de los parlamentarios y de la sociedad civil en la lucha contra la proliferación. En suma, crea unas bases renovadas para los próximos cinco años que refuerzan los mecanismos de prevención del riesgo de la posesión y empleo de armas de destrucción masiva por terroristas, destaca en su nota el departamento que dirige Dastis.
En el debate, el vicecretario general de las Naciones Unidas, Jan Eliasson, ha querido dejar claro que la manera de evitar que las armas de destrucción masiva caigan en manos de terroristas es "eliminarlas".