Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ana Pastor pide evitar "posturas intransigentes" y "la agitación demagógica" al debatir sobre la reforma constitucional

La presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, ha pedido evitar "las posturas intransigentes" y "la agitación demagógica o electoralista" en el debate político acerca de la reforma constitucional, una maniobra que, a su juicio, no puede estar motivada por "criterios oportunistas o sectarios".
"Agitación demagógica a la que nos tienen tan acostumbrados en estos últimos tiempos", ha lamentado durante su intervención en el II Foro Pensar en España, organizado por Unidad Editorial, en el que se aborda la reforma de la Constitución española y la organización territorial.
La presidenta de la Cámara Baja se ha mostrado partidaria de acometer una reforma de la Carta Magna y de "trabajar en su perfeccionamiento". Pero ha destacado el "consenso" que, en su opinión, en necesario lograr para ello, al mismo tiempo que ha apuntado que en el texto de 1978 "fue integrado" incluso "lo más polémico", en referencia a la descentralización del Estado.
Pastor sostiene que todo el debate político que existe en torno ala "conveniencia" de reformar la Constitución debe hacerse desde el "respeto, el diálogo y la aceptación del pluralismo": "Diálogo no es una sucesión de monólogos, es el entendimiento de verdad", ha apuntado.
Eso sí, ha recalcado que los procedimientos a seguir para llevar a cabo la modificación de la Carta Magna deben ser "escrupulosamente observados" para que "no se salte por encima de la legalidad" ni se recurran a "fórmulas oscuras".
En este sentido, recordando que el objetivo de cualquier modificación es "potenciar y elevar la calidad democrática" de generaciones futuras, ha insistido en la necesidad de no abordarla desde "la diferencia" y hacerlo desde "el diálogo": "Si no es así, mejor que no lo hagamos", ha sentenciado.