Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba dice que no hay que inyectarse la prima de riesgo "en vena"

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez RubalcabaEFE

El candidato socialista insta al BCE a actuar ya

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha afirmado que hay que ser "razonables", mantener la "calma" y no inyectarse la prima de riesgo "en vena" porque España tiene "margen de maniobra" suficiente, solvencia y unos fundamentos económicos "sólidos". Rubalcaba ha respondido así al ser preguntado por la escalada que ha protagonizado esta mañana la prima de riesgo española hasta superar os 500 puntos básicos.
"Vamos a ser razonables. España tiene solvencia, unos fundamentos económicos sólidos, y que un día la prima de riesgo suba o baje no quiere decir nada si no tienes que emitir. Pero desde luego tenemos margen de maniobra, hay que mantener la calma y no colocarse la prima de riesgo en vena porque no tiene sentido", ha subrayado.
El candidato socialista ha pedido al Banco Central Europeo (BCE) que intervenga "de una vez por todas" para solucionar la crisis de deuda soberana en la eurozona y defender a la moneda única de los ataques de los mercados, decisión que no sólo la está impidiendo la canciller alemana, Ángela Merkel, sino que se debe, sobre todo, a la falta de voluntad política.
"La situación en el mercado de deuda es complicada. Sólo hay una solución y es que el BCE, de una vez por todas, adopte el papel que tiene que adoptar. ¿Por qué Italia, que tiene mejores números que Gran Bretaña, está pagando por su deuda mucho más que Gran Bretaña? Pues porque hay un Banco de Inglaterra, que está defendiendo la libra y la deuda británica, como la Reserva Federal o el Banco de Japón. Eso es lo que tiene que hacer el BCE", ha defendido Rubalcaba.
El exministro socialista ha insistido en que la intervención del BCE "es de manual", porque no hay otro instrumento, pero ha pedido que su actuación no se produzca "a trocitos" y, en ese sentido, ha comparado las compras de deuda que realiza el BCE con la actuación de la Reserva Federal estadounidense cuando estalló la crisis de Lehman Brothers.
"El BCE, cada lunes, anuncia el dinero que se ha gastado la semana anterior en comprar en el mercado secundario deuda de los países que lo están pasando regular. El lunes dijo que había gastado la semana pasada 4.000 millones de euros, que es la mitad de lo que se gastó la Reserva Federal cada día cuando la crisis de Lehman Brothers. Esto no puede hacerse a poquitos", ha avisado.
La política "no sobra"
Rubalcaba ha afirmado que la solución a todos estos problemas, que tienen su origen en la falta de regulación de los mercados financieros, no está al margen de la política, sino que debe emanar de ella.
"Al final, esto hay que arreglarlo con política. Hay muchos ciudadanos, y lo entiendo, que piensan que la política está de sobra, que los mercados han ganado la batalla, pero a esos ciudadanos les digo que no, que no es verdad que los mercados hayan ganado la batalla. Hace falta una regulación y eso tiene que hacerse desde la política", ha indicado.
El candidato socialista ha insistido en que no vale sólo aplicar una política de ajustes para combatir la crisis, porque, de hecho, los que se han efectuado hasta ahora no han sido suficientes a la vista de cómo está la situación económica.
Entre las medidas que propone, Rubalcaba ha dicho que se necesita que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) tire de la economía invirtiendo en aquellos países que lo necesitan; que se abarate la contratación, no el despido, a los empresarios españoles que hagan contratos ahorrándoles el pago a la Seguridad Social, y que los grandes patrimonios aporten su granito de arena a la lucha contra la crisis a través de un impuesto a su fortuna.