Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rubalcaba, González y Guerra congregan a unas 30.000 personas en Sevilla

Felipe González, Alfonso Guerra y Alfredo Pérez-Rubalcaba han llenado el Palacio de Deportes de Dos Hermanas (Sevilla).EFE

El candidato socialista ha estado respaldado por el ex presidente Felipe González

Unas 30.000 personas, según la organización, han llenado el Palacio de Deportes de Dos Hermanas (Sevilla) para asistir al mitin que ofrecerá el candidato del PSOE a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y donde también intervendrán el expresidente del Gobierno Felipe González; el cabeza de lista al Congreso por Sevilla, Alfonso Guerra, y el secretario general del PSOE-A y presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán.

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha advertido este sábado de que "con indiferencia no se construye nada", ni "se dan becas" ni "se ayuda a la dependencia" en un multitudinario mitin en Dos Hermanas (Sevilla) en el que ha reconocido el papel de Andalucía como granero de votos del PSOE.
   "Gracias a Andalucía, gracias por la educación, la sanidad y las pensiones, gracias a los andaluces porque sin vosotros no habría sido posible", ha proclamado, subrayando que los votos de los andaluces han sido los que han permitido a los gobiernos del PSOE llevar a cabo avances sociales.
   Rubalcaba se ha dado un baño de masas en el velódromo sevillano -la organización cifra la afluencia en 30.000 personas--, en un mitin que ha calificado de "insustituible" para el PSOE, en el que le han hecho de teloneros otros dos "insustituibles", el expresidente Felipe González y el exvicepresidente Alfonso Guerra. Eso sí, si hace semanas en Granada dijo que hablar después de González era cantar como hacerlo después de Camarón, este sábado ha dicho sentirse como acompañado por los 'Beatles'.
   En un auditorio que le interrumpía al grito de Rubalcaba presidente, el candidato ha reconocido que se siente más cómodo en actos más pequeños, como un profesor en clase y ha relatado que ha sido Guerra quien le ha convencido de hacer grandes mítines en campaña. Pero ha dejado claro que estos no son para "dar ánimos a los compañeros" como le dijo el exvicepresidente, sino para recibirlos: "Son los compañeros los que me dan ánimo a mí".
   Además, ha rechazado la "cantinela" de quienes le reprochan que recurra "a Felipe" en sus mítines y ha defendido que, dada la "hoja de servicios insuperable" que tienen tanto González como Guerra, es imposible no hacerlo. Eso le ha servido para dejar claro que no se parece "absolutamente en nada" al líder del PP, Mariano Rajoy, puesto que él "esconde" a su antecesor, José María Aznar,  mientras que él está "orgulloso" de González; y que González a él le da "consejos" que él escucha, mientras que Aznar a Rajoy le da "órdenes".
   Dicho esto, Rubalcaba ha avisado a los suyos de que esta campaña, que ha reconocido que es "muy difícil" para el PSOE, también va "de orgullo" y de defender que el Estado del bienestar tiene un nombre, "Partido Socialista", y un apellido, "Obrero Español", y lo construyó sin poder contar para ello "con la derecha".
Llama a "pelear" por los valores
   Por eso, ha llamado a los suyos a salir a "pelear" por los valores y los principios, remarcando que "de eso también va, de valores y principios; no es lo mismo que gobierne la derecha para la salida de la crisis". Y, en línea con su lema de campaña, ha finalizado su discurso proclamando que "la única pelea que con toda seguridad no se gana es la que no se da". "Adelante, compañeros, pelead", ha arengado a los miles de andaluces que le aplaudían.
   En su defensa constante de que PSOE y PP no son lo mismo, Rubalcaba ha dado las gracias también al presidente andaluz, José Antonio Griñán, por haber presentado un presupuesto que no recorta en gasto social, porque eso permitirá al PSOE "hacer campaña" comparando la sanidad, la educación y la atención a la dependencia andaluzas con la madrileña o la valenciana y que la gente vea que las conquistas sociales no son "irreversibles".
    Para Rubalcaba, "no se trata de rebajar el presupuesto de educación sino el fracaso escolar, no se trata de recortar la ayuda a la dependencia sino el miedo de los dependientes". "No somos lo mismo, el Presupuesto de Griñán lo demuestra; no somos lo mismo, y en Andalucía mucho menos", ha proclamado.
La derecha menosprecia a Andalucía
   En este punto, el candidato socialista no ha ahorrado reproches a la derecha andaluza que, según él, "no cree en Andalucía", ni a la de toda España, que "menospreciaba a Andalucía" en el pasado e incluso ahora "se les escapa" alguna declaración en ese sentido. Después de que el PP denunciase que la comunidad había niños dando clase sin pupitre, Rubalcaba ha replicado que "así estarían si gobernara el PP".
   En su combate contra la "indiferencia" y por el voto andaluz, el aspirante socialista ha defendido sus planes de gravar a los bancos y a las grandes fortunas, de no abaratar el despido sino la contratación, utilizando para ello dinero público y de no limitarse a la austeridad y los ajustes para salir de la crisis: "La anemia no se combate con adelgazamiento, sino con vitaminas".
   Y ha subrayado también que tiene un plan para financiar la sanidad pública y no dar al PP excusas para el copago o la privatización; que no consentirá que prime el principio de "privatizar los beneficios y socializar las pérdidas", que no tolerará retrocesos en la igualdad entre hombres y mujeres, que quiere un sector financiero al servicio de los ciudadanos y que defenderá la educación pública para que cada joven pueda llegar tan lejos como le permitan su mérito, su capacidad y su esfuerzo y no "el dinero de su padre".