Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Garzón niega haber acusado a la Guardia Civil de asesinar inmigrantes en Melilla

Alberto GarzónEFE

El candidato de IU a la Presidencia del Gobierno, Alberto Garzón, ha explicado este miércoles sus declaraciones en las que acusaba al Gobierno de enviar guardias civiles a "asesinar inmigrantes" en la valla de Melilla, unas palabras por las que la Dirección de la Guardia Civil ha decidido emprender acciones legales contra él. Garzón dice que "en ningún momento" llamó "asesinos a los agentes de la Guardia Civil o al conjunto de la Institución" y lamenta que "algunos medios de comunicación hayan afilado" unas palabras que, según dice, no pronunció.

Garzón se ha explicado a través de una misiva remitida a la Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) y que ha difundido esta asociación profesional a través de un comunicado. En su carta, el candidato de IU sostiene que lo que hizo fue criticar "con dureza la utilización que hace el Gobierno de un Cuerpo que defiende y vela por los derechos y la protección de la ciudadanía".
"Y lo hice aludiendo especialmente a las muertes de 15 personas que intentaban llegar a Ceuta, y cuya investigación se salda de momento con 16 guardias civiles imputados. El Ejecutivo es el responsable. No obstante, pido disculpas a aquellos trabajadores de la Guardia Civil que puedan haberse sentido ofendidos. Nada más lejos de mi intención", afirma.
La Guardia Civil anuncia acciones legales
Desde el instituto armado, su director general, Arsenio Fernández de Mesa, ha ordenado al general jurídico del cuerpo que traslade a la Fiscalía las declaraciones del diputado de IU Alberto Garzón en las que acusaba al Gobierno de enviar a guardias civiles a "asesinar inmigrantes en la valla de Melilla" por si "pudieran ser constitutivas de delito".
Según ha informado el Instituto Armado, Fernández de Mesa ha calificado las declaraciones de "inadmisibles" y cree que reflejan "el desconocimiento más absoluto de la labor que a diario realizan los guardias civiles que trabajan en las vallas de Ceuta y Melilla" con "respeto escrupuloso a la legalidad".
Postura conciliadora del sindicato AUGC
En su comunicado, la AUGC informa de que su secretario de Relaciones Institucionales, Juan Liébana, ha mantenido una reunión esta mañana con Garzón en la que "han dado por zanjado" lo que califica de "malentendido". "Nos hemos reunido con Garzón y entendemos que los medios exageraron sus declaraciones", dice la asociación profesional mayoritaria en la Guardia Civil.
Fue el pasado lunes cuando Garzón lamentó que para los organismos europeos haya "muertos de primera y muertos de segunda" y puso como ejemplo que en España, mientras el Gobierno mandaba a la Guardia Civil "asesinar inmigrantes" en la frontera de Melilla, aprobaba una normativa para otorgar el permiso de residencia "inmediatamente" a extranjeros que comprasen una vivienda de más de medio millón de euros.
La propia AUGC, tras tener conocimiento de estas palabras, emitió un primer comunicado en el que calificaba estas palabras como "injustificables y repugnantes". "Se trata de unas palabras que sólo pueden proceder de la maldad y la irresponsabilidad más absolutas. Su atribución a los trabajadores de la Guardia Civil de tan gravísimo delito no debería quedar impune", añadían.
No obstante ahora valora "positivamente" y "agradece las explicaciones" de Garzón, "con el deseo de que el buen entendimiento que históricamente ha mantenido la asociación con su formación política permita a ambas entidades continuar trabajando juntas por la mejora de las condiciones de trabajo de los guardias civiles".