Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ahora Murcia exige al Ayuntamiento la anulación de la concentración de grupo neofascista y no su cambio de ubicación

Ahora Murcia exige que el Gobierno municipal del PP pida a la Delegación del Gobierno la anulación de la concentración del grupo neofascista 'Lo Nuestro' prevista para el próximo sábado, frente al consistorio que ha anunciado un cambio de ubicación.
Ante el anuncio de que el Ayuntamiento pedirá el cambio de localización, por coincidir con la manifestación del Orgullo LGTBi, la edil de Ahora Murcia Alicia Morales ha recordado al alcalde de Murcia, José Ballesta, la moción que fue aprobada por unanimidad en el pasado Pleno para impedir el reparto de alimentos solo a ciudadanos españoles por parte de este mismo colectivo.
"No se trata de que la concentración cambie su ubicación, sino que no debe producirse", asevera la edil, que apunta al carácter discriminatorio, xenófobo y con posible incitación al odio de las actividades que desarrolla este grupo radical. Morales se muestra convencida de que "no podemos permitir desde las instituciones que este tipo de movimientos crezcan ni que se visibilicen en nuestras calles".
La portavoz de Ahora Murcia afirma que "el Ayuntamiento de Murcia tiene el deber de apostar decididamente por la buena convivencia en nuestras calles, mostrando una postura contundente ante cualquier actividad que pueda incitar a la discriminación, el odio o la violencia".
El grupo se dirigió ayer por escrito a Ballesta pidiendo información acerca de si la concentración ha sido comunicada a la Delegación del Gobierno y reclamando, en su caso, copia de la solicitud de informe remitida por la Delegación del Gobierno al Ayuntamiento. El grupo municipal también demandó que el Consistorio emita informe negativo a dicha concentración, "en consonancia con el acuerdo tomado en el Pleno municipal".
"El Ayuntamiento de Murcia tiene la obligación de garantizar la convivencia armoniosa en nuestro municipio, así como impedir actos y manifestaciones que la pongan en peligro o que promuevan valores anticonstitucionales, antidemocráticos y que atenten a los derechos de la ciudadanía", concluye Morales.