Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adolfo Suárez: El presidente inesperado que resultó ser una elección providencial

La vida política de Adolfo Suárez empezó antes de la transición y continuó más allá de la transición, pero este periodo histórico fue su gran momento. Un tiempo intenso, acelerado, convulso e irrepetible que ha marcado no solo su vida si no también la vida y la historia reciente de España.

Cuando el 3 de julio de 1976 el rey nombró a un joven Adolfo Suárez - 43 años- presidente del gobierno, la sorpresa fue mayúscula. Su nombre no sonaba, pocos contaban con él. Un tal Suárez, dijeron algunos. Error, inmenso error, escribieron otros.
Que un joven político de un humilde pueblo de Ávila sin excesiva preparación ni un brillante currículo, ni antecedentes familiares de relumbrón llegara a presidir el gobierno de España y dirigir la mayor transformación política de este país desde la guerra civil es algo a primera vista improbable, pero sucedió y se llamó Adolfo Suárez..
Y, sin embargo, el presidente inesperado resultó ser una elección providencial. Desmontó el régimen franquista y se convirtió en el primer presidente de la democracia. Su nombre es sinónimo de la transición española.
Una trayectoria brillante que acabó relativamente pronto.
Dejó la política a los 59 años y desde entonces la enfermedad se abatió sobre su familia y sobre él mismo.
Víctima de una dolencia neurodegenerativa, hacía años que no recordaba que fue presidente del gobierno, el presidente Suárez.