Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Adiós a un político irrepetible

“Vengo a comunicaros por expreso deseo de la familia que don Adolfo Suárez González ha fallecido”. Eran poco más de las tres de la tarde. Y solo el ansia de los periodistas ha restado solemnidad al anuncio. O por ser más precios, a la confirmación del anuncio que escuchamos en voz de su hijo el viernes anunciando un desenlace “inminente”. Adolfo Suárez, Cebreros (Ávila)  25 de septiembre del 32 – Madrid, 23 de marzo de 2014. Dos fechas que abren y cierran paréntesis en la trayectoria vital de uno de los grandes políticos de la España del siglo XX.La doctora Isabel de la Azuela explicaba que “don Adolfo Suárez, de 81 años, ha fallecido por agudizado por alzehimer, con deterioro neurológico severo”. Es el parte médico que confirmaba el fin.  De un político irrepetible. De un paciente discreto, y querido. Suárez ha dicho adiós desde la habitación de la clínica Cemtro, foco de todas las miradas desde que Adolfo Suárez Illana anticipara lo inevitable.