Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Colau defiende a Mas por el 9N: "Debemos estar en la defensa de derechos básicos"

Ada Colau, líder de BComúEFE

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha defendido este lunes la inocencia del presidente Artur Mas, la exvicepresidenta Joana Ortega y la consellera Irene Rigau frente a sus imputaciones por la consulta del 9N, y ha acusado al PP de judicializar la política: "Debemos estar en la defensa de derechos básicos".

Lo ha dicho en declaraciones a TV3 recogidas por Europa Press, al preguntársele por su participación el martes en Barcelona en una de las concentraciones que se han convocado por la tarde ante los ayuntamientos catalanes contra las imputaciones de Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau --ambas declaran judicialmente el mismo martes--.
Colau ha defendido que el 9N se hizo "una consulta democrática a petición de la ciudadanía: no es una cuestión de partidos", y lo ha contrastado con la actitud del Gobierno del PP.
Ha acusado al PP de tener "una visión francamente pobre de la democracia de hoy día" al rechazar que Catalunya se exprese democráticamete, según ella, por lo que reprocha a los populares que judicialicen lo que ella define como conflicto político democrático.
Aunque ha constatado las diferencias ideológicas con CDC y los tres imputados, ha defendido que por encima están "las reglas del juego básicas, que es la democracia", y considera que la sociedad catalana está de acuerdo en eso.
12 de octubre
La alcaldesa ha reiterado sus críticas a la fiesta de la Hispanidad, porque no celebra que se descubrió América y que se comparten valores, lengua y cultura, sino que se evoca la conquista de un continente donde "se provocó una masacre de culturas enteras, idiomas, con un grado de violencia extrema".
Además, ha recordado que el franquismo incluso lo denominaba Día de la Raza, ha afirmado que esta celebración "ya no es propia del siglo XXI", y ha dicho que no es el primer año que ella critica esta festividad.
También ha constatado que una amplísima mayoría social no se identifica con esta fecha ni con los valores que se expresan, en referencia a que la celebración ha consistido en buena parte en un desfile militar.
"Cada vez más gente nos queremos identificar con valores democráticos, de derechos humanos, antimilitaristas", por lo que cree que hay fechas mejores para celebrar unidad y cultura compartida.
Sobre la asistencia de la alcaldesa de Madrid --afín ideológicamente a ella--, Colau ha dicho que es Manuela Carmena quien debe explicarlo y que debe de haberlo ido por la razón institucional de que la capital de España ha sido anfitriona de los actos.
Sea por lo que sea, ha insistido en que no se trata de debatir el papel de personas concretas en la festividad, sino de preguntarse "si es razonable que una sociedad que se dice democrática" celebre esta fiesta en pleno siglo XXI.