Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Prisión para el director general, su 'número dos' y otros tres detenidos de Acuamed

Arcadio Mateo del Puerto, director general de AcuamedAcuamed

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha ordenado este miércoles el ingreso en prisión incondicional del director general de la empresa pública Aguas de las Cuencas Mediterráneas (Acuamed), Arcadio Mateo, y su directora de Ingeniería, Gabriela Mañueco.

El magistrado, que imputa a los 13 detenidos la comisión de presuntos de delitos de pertenencia a organización criminal, prevaricación, fraude, malversación de caudales públicos, maquinación para alterar el precio de los concursos públicos, falsedad, tráfico de influencias y cohecho, en relación con adjudicaciones tramitadas por este organismo, también ha enviado a la cárcel sin la imposición de fianza al responsable de contratación de Acuamed, Francisco Javier Gómez Pastor, el responsable de proyectos en Valencia de esta empresa, Pablo Martín, y el presidente de Altyum, Nicolás Steegman.
Considera que existe en estos casos un evidente riesgo de fuga y de destrucción de pruebas.
Velasco ha fijado, además, fianzas de entre 12.000 y 50.000 euros que tendrán que depositar los otros ocho arrestados si quieren evitar la cárcel. Todos ellos han comparecido este miércoles en la Audiencia Nacional y permanecían arrestados desde el pasado lunes en dependencias de la Guardia Civil.
La gran mayoría, diez de ellos, se ha negado a declarar. Los únicos que han respondido a las preguntas del juez y la fiscal de Anticorrupción Inmaculada Violán han sido Mañueco, Martín, y un tercero.
El juez investiga la adjudicación fraudulenta por parte de la empresa estatal Acuamed de obras a una decena de empresas, entre ellas FCC y Acciona, y la falsificación de certificaciones y liquidaciones dirigida a aumentar significativamente las cantidades que recibieron las adjudicatarias de contratos del organismo.