Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un decreto regulará el estatus de Don Juan Carlos tras la proclamación de Felipe VI

El Príncipe y el Rey, primer acto juntos tras la abdicaciónReuters

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, ha avanzado este martes que el Gobierno regulará en un real decreto el estatus de Don Juan Carlos una vez que se formalice su renuncia a la Jefatura del Estado. Lo que no está tan claro para el Ejecutivo que preside Mariano Rajoy es cómo quedará el aforamiento del monarca cuando en los próximos días su hijo Don Felipe sea proclamado rey y pierda la inviolabilidad, informaron en fuentes gubernamentales.

"Las circunstancias que afectan directamente al estatus del Rey una vez que cese de la Jefatura del Estado serán reguladas en su momento por un real decreto", ha adelantado el ministro preguntado por la situación legal en la que quedará Don Juan Carlos cuando su hijo el Príncipe Felipe acceda a la Corona.
Sobre cómo deberá ser regulado el aforamiento del Rey Don Juan Carlos cuando en los próximos días su hijo Don Felipe sea proclamado rey y el actual monarca pierda la inviolabilidad, el Gobierno no tiene decidido cómo hacerlo, informaron en fuentes gubernamentales.
El artículo 56.3 de la Constitución establece que la persona del Rey es inviolable y no está sujeto a responsabilidad, porque sus actos estarán siempre refrendados por el presidente del Gobierno y en su caso por los ministros competentes.
Por lo tanto, en cuanto pierda su condición de Rey, Don Juan Carlos perderá esa condición de inviolabilidad, aunque nadie le podrá reclamar nada ante los tribunales por su gestión de cuando era el Jefe del Estado, porque sus actos estaban siempre sometidos a refrendos.
Sin embargo, a partir de ahora, para que Don Juan Carlos pueda estar al menos aforado se necesita una regulación legal que no existe. Según las fuentes consultadas hay varias vías, sin que el Ejecutivo haya tomado una decisión. El Gobierno podría promover una ley al respecto, podría hacerlo el Congreso de los Diputados a través de una proposición de ley, o podría introducirse el aforamiento en una ley que esté en trámite, como la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).
De hecho, el Gobierno incluyó en esta ley el aforamiento de los Príncipes de Asturias y de la Reina Sofía. Sin embargo, está aún en fase de anteproyecto a la espera de informes del Consejo General del Poder Judicial y del Consejo Fiscal, por lo que su aprobación aún se va a demorar varios meses.
Las fuentes citadas descartan en principio aprobar un procedimiento especial para aforar a Don Juan Carlos y le gustaría que el método elegido tenga el apoyo y el consenso de todos los partidos.
Este asunto tiene una gran relevancia, toda vez que Izquierda Unida ya ha anunciado a través de su diputado Alberto Garzón que si la ley orgánica en la que se recoge su abdicación no le blinda, plantearía querellas "por los hechos delictivos que hubiera podido cometer en todo su reinado".
Rear decreto para el tratamiento del Rey
En lo que sí está trabajando ya el Ejecutivo es en un Real Decreto que regulará el tratamiento que se le dará cuando deje de ser rey a Don Juan Carlos, además de otros asuntos, y que entrará en vigor inmediatamente después de que Don Felipe sea proclamado.
Aunque las fuentes citadas no aclararon en qué consistirá, sí indicaron que hay modelos recientes en otras monarquías europeas, donde también se han producido casos de abdicaciones.
Felipe será Rey antes de la proclamación
Por otra parte, las fuentes citadas que subrayan el deseo de que la sucesión se haga con gran rapidez, explican que a efectos jurídicos Don Felipe se convertirá en rey de derecho en cuanto se publique en el BOE la abdicación de Don Juan Carlos. En todo caso se quiere que esa publicación venga seguida inmediatamente del acto del Congreso en el que se producirá la proclamación del nuevo monarca.
Como en el caso de su padre, también la Infanta Leonor se convertirá automáticamente en Princesa de Asturias en cuanto la abdicación se publique en el BOE.
Un mes preparando la abdicación
Según las fuentes citadas, el equipo de la vicepresidenta del Gobierno recibió hace un mes la orden para ponerse a estudiar y preparar todos los trámites legales, así como el proyecto de ley orgánica de abdicación del Rey, aprobada hoy en un Consejo de Ministros extraordinario.
Asimismo, precisan que el pasado jueves fueron ya informados de la fecha en la que se iba a comunicar a la opinión pública la decisión del Rey de abdicar.