Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El PSOE antepone su lealtad institucional a su alma republicana

La convocatoria por la vía de urgencia de un Pleno de las Cortes Generales para debatir el proyecto de Ley Orgánica que regule la abdicación de Don Juan Carlos y la inmediata proclamación del Príncipe de Asturias como Felipe VI han dirigido todas las miradas hacia el sentido del voto de la bancada socialista tradicionalmente republicana.

La agenda de las próximas horas ya es conocida. Este martes por la tarde se reúne la Mesa del Congreso en la que se admitirá a trámite la Ley Orgánica de sucesión a la Corona.

Este texto, según varios expertos, podría contar unos o dos puntos. Abordaría la abdicación de Don Juan Carlos y la inmediata proclamación del Príncipe de Asturias como Felipe VI.

El primer debate se realizaría por las Juntas de Portavoces de ambas cámaras en reunión conjunta. Si no hay oposición, el Texto pasa a su tramitación por las Cortes Generales pero si hay debate se somete a votación secreta.
Para su aprobación hace falta el apoyo de dos formaciones parlamentarias la quinta parte de los congresistas y senadores asistentes. El Presidente del Congreso que es también Presidente de las Cortes evitará cualquier debate de fondo sobre el cuestión monárquica.

Desde las filas socialistas ya se han escuchado voces en sentido divergente sobre la institución monárquica. Este lunes, en el programa 'Las Mañanas de Cuatro', el diputado, Pedro Sánchez, aseguraba que en el PSOE "No podemos hacer otra cosa, tenemos que votar la ley orgánica".

También el secretario de organización socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha garantizado el "compromiso" del PSOE con "la convivencia" y "el consenso" que se reflejan en la Constitución.

Garantizado en un primer momento el apoyo del los diputados socialista a la tramitación parlamentaria de esta Ley Orgánica, el último paso es que el Boletín Oficial del Estado publique la ley orgánica, momento en el que será efectiva la abdicación del rey. Lo previsible es que ese mismo día tenga lugar una sesión solemne en las Cortes Generales que proclamará al nuevo monarca, Felipe VI.

Por el momento se desconocen los plazo exactos para estas convocatorias por ser un proceso novedoso en nuestra joven democracia parlamentaria. Lo que se espera es que la decidida voluntad de las principales fuerzas políticas nacionales facilite y agilice estos trámites.